Carta pastoral de Mons. Sebastià Taltavull: ¡Ya está entre nosotros y no le conocemos aún!

Suele ser frecuente comentar entre nosotros que todavía son muchos los que reciben el bautismo, pero más pocos los iniciados en la vida cristiana. Una cuenta de resultados difícil de analizar, pero que en principio no proporciona mucha alegría. Ello tiene algo que ver con la afirmación del Precursor de Jesús cuando dice que entre nosotros ya está uno que no conocemos, o tal vez no lo conocemos suficiente para que nuestra vida quede transformada por él. La iniciación cristiana tiene como objetivo el encuentro con Cristo; pero no tiene que ser un encuentro casual, forzado, edulcorado o condicionado por la presión social. El verdadero encuentro con Cristo abarca toda la persona, da un nuevo horizonte a la vida y una dimensión plena, definitiva.

Para conocer más y mejor «al que está entre nosotros y no conocemos», es necesario verificar cómo es nuestro encuentro con él –con Cristo– y contar con la vida de fraternidad –con la Iglesia– como elementos fundamentales para ser cristiano y vivir como tal. Sin embargo, somos conscientes de que el seguimiento de Jesús es constantemente puesto a prueba. Son muchos los «retos» que plantean nuevos problemas a los que hay que responder desde la fe: la crisis sanitaria, social y económica global, las migraciones en aumento y la pobreza, hambre y violencia de las que se huye desesperadamente, la violencia doméstica y en la calle, el uso de las nuevas tecnologías i la experiencia de la movilidad. Nuevos retos a los que se añade la situación de nuestras Iglesias, con sus luces y sombras, a menudo afectadas por un oscurecimiento de la esperanza y un debilitamiento de la verdadera alegría.

En la raíz de la pérdida de esperanza y de la alegría que viene del Evangelio, encontramos a menudo el intento de hacer prevalecer una antropología sin Dios y sin Cristo. Como se puede ver, ya lo decía san Juan Pablo II, nuestra cultura se ve afectada por una apostasía silenciosa por parte de los que viven como si Dios no existiera. La falta de una iniciación cristiana seria, el alejamiento de la comunidad y de la práctica sacramental y evangélica, influyen negativamente en las razones profundas que pueden dar sentido a la vida y hacen inviable el conocimiento de Cristo y la relación con Él.

¿Qué propuesta hacemos a las generaciones de hoy y qué espiritualidad ofrecemos para que ayuden a recuperar la esperanza? ¿Qué tenemos que hacer para ayudar a abrir los corazones a la confianza y a las dimensiones del Dios-Amor, como fuerza interior que lleve a reiniciar un proceso de fe con alegría? ¿Cómo conocer más y más a este «Jesús que viene» para estar entre nosotros?

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 120 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.