Doce seminaristas se forman para ser sacerdotes en Aragón

Son doce los seminaristas mayores y cinco menores los que se forman en el Seminario Metropolitano y en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). En los últimos meses, se han ordenado en las diócesis aragonesas ocho sacerdotes y un diácono. A todos ellos se les recuerda en el Día del Seminario, que se celebra este 8 de diciembre, con el lema «Pastores misioneros».

Es muy habitual escuchar que para ser misionero ya no hay que marchar a tierra de misión. Y esto es verdad, aunque la misión ad gentes sigue siendo una urgencia ineludible para la Iglesia, nuestra tierra no es ajena a la realidad de la secularización y, por tanto, necesita, de evangelizadores y de primer anuncio: muchos no saben que Jesucristo, el Señor, hijo de Dios, ha muerto y resucitado por nosotros, por amor, para salvarnos.

A esta realidad, se suma un desafío poblacional. Aragón cuenta con una ciudad de más de 700.000 habitantes, Zaragoza; dos capitales de provincia, Huesca (50.000 habitantes) y Teruel (35.000 habitantes); y una compleja realidad rural: 728 municipios, de los que solo 114 superan los mil habitantes. En total, algo más de 1.325.000 habitantes, irregularmente localizados. ¿Cómo evangelizar en estas circunstancias?

Seminaristas misioneros

Aragón cuenta tras las últimas ordenaciones con doce seminaristas mayores. Uno pertenece a la diócesis de Tarazona, dos a la de Teruel y Albarracín, ocho a la de Zaragoza. A estos, se unen cinco seminaristas menores. Todos se forman en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y en el CRETA, aunque los fines de semana marchan a sus diócesis de origen para convivir con el presbiterio propio y mantener un contacto constante con la porción de la Iglesia que han de servir. ¿Cuál es su experiencia?

Daniel Clemente (Zaragoza, 1997) está realizando su labor pastoral en el barrio zaragozano del ACTUR, un barrio “relativamente joven”, afirma. Aunque los niños siguen acudiendo con sus familias a la catequesis de primera comunión, luego desaparecen. Lo mismo ocurre con los chicos de confirmación, aunque “en este caso las familias ya no vienen”. La secularización se nota en ellos: “el Cristianismo queda reducido a una ‘sacramentalidad social’ poco vivida”. Ante esta situación, Daniel afirma la necesidad de ser un seminarista misionero “que esté muy cerca de Dios y cerca de los hermanos; abierto al diálogo y viviendo en coherencia… Tratando a las personas con cariño y disposición”.

En el mundo rural

Alberto Seminario (Perú, 1980) desarrolla su pastoral en la parroquia de la Inmaculada de Tarazona y en Novallas. Dentro de su labor, percibe “pérdida de valores, de respeto, de fraternidad, de servicialidad, de perdón, de compromiso y de compartir”. Esta realidad le lleva a formarse de un modo en que la Teología y “que el primer anuncio se convierta no solo en una teoría que recibo en clases, sino en un aprender desde la fe, que ahonde en la experiencia personal con el Resucitado, un Cristo liberador que ama a toda la creación”. A sus comunidades cristianas, les pide que “continúen tendiendo puentes de amistad que nos permitan poder realizar lecturas creyentes de nuestras vidas”.

Desde la ciudad de Albarracín y doce pueblos más, Alfonso Torcal (Zaragoza, 1985) destaca el papel del cura en la sociedad rural, un papel de “escucha y atención personalizada, que se mantiene en personas mayores”. Para él, la secularización no sólo es la realidad en la que vive, sino “una buena oportunidad: debo volver a un primer anuncio y eso esapasionante”. ¿Cómo responder? Alfonso cree que un seminarista misionero es “un enamorado de Dios y del mundo; con los pies en el presente, la vista puesta en el futuro, dando la importancia que tiene el pasado; y con una espiritualidad arraigada en la eucaristía, en la liturgia de las horas y en la oración personal”.

(Archidiócesis de Zaragoza)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43513 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).