Vademécum Ecuménico con el título “El obispo y la unidad de los cristianos”

Viaje Apostólico a Tierra Santa, el Papa Francisco se reúne con Bartolomé Patriarca Ecuménico de Constantinopla. (25 de mayo de 2014)

El Jefe de la Oficina de la Sección Occidental, Pentecostales y Evangélicos, Mons. Juan Usma Gómez, asegura que “el obispo está llamado a jugar un papel fundamental en la unidad, no solamente al interno de su diócesis, sino también con todos los cristianos”. Fue durante la presentación del Vademécum Ecuménico con el título “El obispo y la unidad de los cristianos”. «El diálogo hace parte de este camino de evangelización que nos puede llevar a descubrir juntos nuevas formas de hacer la voluntad de Cristo», añadió Mons. Usma.

El viernes 4 de diciembre se ha presentado el Vademécum Ecuménico en la Sala de Prensa de la Santa Sede en Roma, un documento que bajo el título “El obispo y la unidad de los cristianos” se muestra como una de las iniciativas pensadas para ayudar a construir la anhelada unidad entre los cristianos. Pero ¿cuáles son sus puntos fuertes?

Según Monseñor Juan Usma Gómez, Jefe de la Oficina de la Sección Occidental, Pentecostales y Evangélicos se pueden resumir en 4 puntos. “El primero es que se trata de un texto específico para los obispos que adopta su perspectiva espiritual y pastoral”, de hecho – dice – “necesitamos que nuestros pastores ejerzan su ministerio de unidad”. El segundo punto fuerte para Mons. Usma es que el Vademécum “declina los principios católicos y los traduce en recomendaciones prácticas teniendo en cuenta las nuevas tendencias de nuestra sociedad contemporánea, como por ejemplo, el papel determinante de los medios de comunicación social”. El tercer elemento que destaca el prelado es que se trata de un texto “que ofrece dos síntesis muy necesarias: la primera sobre los documentos católicos, sobre el ecumenismo y la segunda sobre los interlocutores de la Iglesia Católica a nivel internacional y los resultados alcanzados hasta ahora sobre esta base a nivel local”. El cuarto y último punto fuerte de dicho documento es que “conduce al lector a través de todos los ámbitos en los que puede realizar una actividad ecuménica: desde la oración a la cooperación en el campo social, desde la vida cotidiana vivida en comunidad a las iniciativas culturales comunes”.

En la Carta que envió el papa Francisco al Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos el pasado mes de mayo, Francisco subraya que “la legítima diversidad dentro de la comunidad eclesial no se opone a la unidad”. ¿Podría explicarnos más detalladamente este concepto?

R.- Acerca de la legítima diversidad si tenemos en cuenta que la unidad no es el producto de meros esfuerzos humanos, sino que la realiza el Espíritu Santo con sus dones y carismas, rápidamente podemos concluir que la unidad no es uniformidad, sino que exige y acoge una diversidad legítima, que es producto de la fidelidad al Evangelio y a la tradición. El papa Francisco inspirándose en Santo Tomás de Aquino nos enseñaba que el mismo Espíritu Santo es la armonía, es ese vínculo de amor entre el padre y el hijo y es el mismo Espíritu, quién suscita una multiforme múltiple y diversa riqueza de dones y que al mismo tiempo construye una unidad, por tanto, la evangelización que está íntimamente conectada con el ecumenismo con la promoción de la unidad, pues Jesús rezo para que todos fuésemos uno, para que el mundo crea que la evangelización debe reconocer gozosamente estás múltiples riquezas que el Espíritu Santo engendra en la Iglesia, ciertamente hay una diversidad que genera división y esta diversidad dañina va identificada, corregida y evitada.

Todos los días vemos manifestaciones en las redes sociales de fieles que en vez de luchar por la unidad de los cristianos buscan subrayar nuestras diferencias, ¿qué le diría a los fieles católicos que aún pueden ver en otros cristianos oponentes más que hermanos en Cristo?

R.- Yo pienso que en el fondo muchos lo que desean es presentar nuestra rica tradición de fe y por eso los invitaría a que exploraban una nueva forma de hacerlo seguros de su identidad católica. Les invitó a que presenten la doctrina que profesan eliminando palabras, juicios y actos que sean ofensivos o que puedan causar daño a los otros cristianos. Indiscutiblemente nuestras divisiones son reales y nos duelen y son fruto de nuestros pecados, necesitamos por tanto convertirnos a Cristo y renovar la Iglesia. El diálogo hace parte de este camino de evangelización que nos puede llevar a descubrir juntos nuevas formas de hacer la voluntad de Cristo. Es tan dañina la actitud de autosuficiencia como la actitud de indiferencia que desconoce la gravedad de nuestras divisiones y que piensa que todo es lo mismo y que no hay ninguna verdad porque todo es válido. Aquí también debemos examinar nuestra fidelidad a la voluntad de Cristo con relación a la Iglesia y como es debido emprender la obra de renovación y de reforma en Comunión con nuestros pastores.

(Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42439 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).