Carta pastoral del Cardenal Cañizares: A padres de alumnos, comunidad educativa, profesores de religion

Muy queridos amigos: Me dirijo a vosotros ante la emergencia educativa provocada por la nueva ley orgánica sobre educación, aprobada por el Congreso de Diputados esta semana. Todos conocéis el gran movimiento de respuestas y rechazo que está suscitando esta ley en diversos sectores de la sociedad y en la opinión pública. La educación es una realidad en la que todos estamos implicados y que a todos afecta, como afecta al futuro de los hombres, de la sociedad, y de las familias.

Os escribo, desde mi responsabilidad y mi solidaridad con todos vosotros, con el ánimo de que os informéis bien de esta Ley y sus consecuencias y de pediros que actuéis responsablemente ante esta Ley. Depende mucho, muchísimo, el futuro de los hijos y de la sociedad. Hay muchas maneras de ejercer los derechos a la educación y en la educación que no quedan bien parados en esta legislación que podemos y debemos impedir, ejercedlos y ponedlos en práctica exigiéndolos de los que deben cumplirlos en un Estado democrático. Estos derechos vuestros se defienden mejor asociadamente, y por eso pido que se unan también las asociaciones en torno a la enseñanza que, en estos momentos y siempre, han de actuar unidas, como una sola voz, un solo clamor, una única exigencia que es común a todos y por el bien común. No podemos callar ni quedarnos parados. Exijamos que se cumpla en toda su amplitud el artículo 27 de la Constitución que tanto costó en el momento de su redacción, pero que tan bien quedó al final con el acuerdo de todos.

Defended y proteged la educación, la educación en libertad, la libertad de enseñanza, la libertad de los padres a elegir la educación que queréis para vuestros hijos conforme a vuestras convicciones morales y religiosa, defended la enseñanza de la religión y el gran y meritorio servicio de los profesores de Religión, tan injustamente denostados por el Sr. Secretario Autonómico de educación, a quien hoy mismo le he dirigido una carta pública en respuesta a sus desafortunadas declaraciones públicas esta misma semana.

Hay que movilizarse. Agradezco todos los esfuerzos y respuestas que estamos viendo. Agradezco, entre otros, muy especialmente al Sr. Rector de la Universidad Católica por su espléndido escrito en favor de la enseñanza religiosa y la libertad de enseñanza.

Gracias a todos. Sin bajar la guardia y con mucha esperanza como reclama de todos nosotros el tiempo de Adviento que acaba de comenzar. Pido, de manera muy particular a los párrocos y sacerdotes que ayuden en y a sus comunidades en esta hora de emergencia educativa informando y alentando las sugerencias e iniciativas que hubiere.

Con mi oración por todos vosotros, por España y la educación en todos los lugares, con mi bendición para todos, cordialmente en Cristo Jesús, un abrazo.

+ Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Card. Antonio Canizares
Acerca de Card. Antonio Canizares 210 Articles
Emmo. y Rvmo. Sr. Antonio CAÑIZARES LLOVERA El Cardenal Antonio Cañizares, nombrado el 28 de agosto de 2014 por el papa Francisco arzobispo de Valencia, nació en la localidad valenciana de Utiel el 15 de octubre de 1945. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Valencia y en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la que obtuvo el doctorado en Teología, con especialidad en Catequética. Fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1970. Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en Valencia. Después se trasladó a Madrid donde se dedicó especialmente a la docencia. Fue profesor de Teología de la Palabra en la Universidad Pontificia de Salamanca, entre 1972 y 1992; profesor de Teología Fundamental en el Seminario Conciliar de Madrid, entre 1974 y 1992; y profesor, desde 1975, del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequesis, del que también fue director, entre 1978 y 1986. Ese año, el Instituto pasó a denominarse «San Dámaso» y el Cardenal Cañizares continuó siendo su máximo responsable, hasta 1992. Además, fue coadjutor de la parroquia de "San Gerardo", de Madrid, entre 1973 y 1992. Entre 1985 y 1992 fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. Creado Cardenal en marzo de 2006 El papa Juan Pablo II le nombró Obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992. Recibió la ordenación episcopal el 25 de abril de ese mismo año. El 1 de febrero de 1997 tomó posesión de la diócesis de Granada. Entre enero y octubre de 1998 fue Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena. El 24 de octubre de 2002 fue nombrado Arzobispo de Toledo, sede de la que tomó posesión el 15 de diciembre de ese mismo año. Fue creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI en el Consistorio Ordinario Público, el primero de su Pontificado, el 24 de marzo de 2006. Cargos desempeñados en la CEE y en la Santa Sede En la Conferencia Episcopal Española ha sido vicepresidente (2005-2008), miembro del Comité Ejecutivo (2005-2008), miembro de la Comisión Permanente (1999-2008), presidente de la Subcomisión Episcopal de Universidades (1996-1999) y de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis (1999-2005). El Papa Juan Pablo II lo nombró miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 10 de noviembre de 1995. El 6 de mayo de 2006, el Papa Benedicto XVI le asignó esta misma Congregación, ya como Cardenal. También como Cardenal, el Papa le nombró, el 8 de abril de 2006, miembro de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”. El Cardenal Cañizares ha sido fundador y primer Presidente de la Asociación Española de Catequetas, miembro del Equipo Europeo de Catequesis y director de la revista Teología y Catequesis. Es miembro de la Real Academia de la Historia desde el 24 de febrero de 2008. Igualmente, el Papa nombró al Cardenal Cañizares Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en diciembre de 2008. De otro lado, el cardenal fue nombrado en 2010 “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) Nombrado Arzobispo de Valencia el 28 de agosto de 2014. Tomó posesión de la Archidiócesis el 4 de octubre de 2014