Carta pastoral de Mons. Casimiro López Llorente. Día del Seminario

Otros años celebramos el Día del Seminario por San José; este año, a causa de la pandemia del Covid-19, ha sido trasladado al día 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada. Este día es una ocasión muy propicia para que todo el Pueblo de Dios tomemos conciencia de la importancia del Seminario Diocesano para nuestra Iglesia. En el Seminario, el corazón de la Diócesis, germinan y maduran las semillas de las vocaciones al sacerdocio ministerial, y se forman nuestros futuros pastores misioneros.

Ante el general ‘invierno de vocaciones’, ya san Juan Pablo II nos llamó a acoger el cuidado de las vocaciones “con un nuevo y más decidido compromiso por parte de todos los miembros de la Iglesia” (PDV 34d). Es la hora de poner la confianza en el Señor que nos envía a la tarea ineludible de la pastoral vocacional. Toda la comunidad diocesana debería sentirse implicada en esta tarea. A ningún cristiano le puede ser indiferente que niños, adolescentes y jóvenes puedan o no escuchar, discernir y acoger la posible llamada del Señor a ser pastores misioneros; es un camino concreto de ser cristianos, de vivir la llamada de Jesús a todos a ser sus discípulos misioneros.

Toda vocación es un don de Dios. Por ello lo primero es orar con más frecuencia e intensidad por las vocaciones al sacerdocio. Jesús mismo nos dice: “Rogad al dueño de la mies que envíe obreros a su mies” (Mt 9, 38).

Además es necesario que haya familias y comunidades cristianas capaces de suscitar en niños y jóvenes un encuentro personal con Cristo que los enamore y provoque su entrega incondicional a Jesús y a los demás. El Papa Francisco dice que la escasez de vocaciones se debe “frecuentemente a la ausencia en las comunidades de un fervor apostólico contagioso, lo cual no entusiasma ni suscita atractivo. Donde hay vida, fervor, ganas de llevar a Cristo a los demás, surgen vocaciones genuinas” (EG 107).

Y, finalmente, ayudaremos a niños, adolescentes y jóvenes a escuchar la llamada de Jesús, si propiciamos que tengan una vida de oración profunda y constante. Para escuchar esta llamada interior se requieren espacios de soledad y silencio. A pesar del ruido, también ellos son sensibles hoy a esos momentos de silencio y de encuentro personal con Cristo. En estos tiempos de sombras, Dios quiere seguir haciendo brillar su Rostro amoroso y hacer oír su voz que es luz y vida. Los sacerdotes son hoy más necesarios que nunca. La pastoral vocacional y nuestros Seminarios son cosa de todos.

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Mons. Casimiro Lopez Llorente
Acerca de Mons. Casimiro Lopez Llorente 396 Articles
Nació en el Burgo de Osma (Soria) el 10 de noviembre de 1950. Cursó los estudios clásicos y de filosofía en el Seminario Diocesano de Osma-Soria. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de El Burgo de Osma el 6 de abril de 1975. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en 1979 la Licenciatura en Derecho Canónico en el Kanonistisches Institut de la Ludwig-Maximilians Universität de Munich (Alemania). En la misma Universidad realizó los cursos para el doctorado en Derecho Canónico. El 2 de febrero de 2001 fue nombrado Obispo de Zamora. Recibió la Ordenación episcopal el 25 de marzo de 2001. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.