Carta del cardenal Osoro con motivo de la Vigilia de la Inmaculada 2020

Queridos hermanas y hermanos:

Un año más la Iglesia que camina en Madrid se reúne para honrar a María, la Virgen Inmaculada. Lo hacemos en un contexto muy diferente al de otras ocasiones, pues la pandemia nos obliga a tener que organizarnos de otra manera; no obstante, acogemos como una providencia singular que Dios nos ofrece esta nueva situación, gracias a la cual podemos experimentar que realmente María es esa Madre que nunca abandona a sus hijos. Sentimos y percibimos la compañía de Cristo y de su Santísima Madre.

Si os fijáis en el cartel diseñado para la Vigilia de este 2020, veréis que desde la figura de María, simbolizada como un faro, brota una luz: la luz de Cristo, de su misterio Pascual, que es la que alumbra la esperanza a todos los que navegan por las movidas aguas de un mar agitado.

María, la Virgen Inmaculada, nos está diciendo a cada uno de nosotros, sus hijos: «Quiero entrar en tu casa» para llevarte la luz de la Esperanza, que no es otra sino mi Hijo Jesús, vencedor de sufrimiento, del mal y de la muerte, y de quien esperamos la fuerza para poder superar este largo tiempo de pandemia.

Este año, como bien sabéis, en la carta pastoral «Quiero entrar en tu casa», os he propuesto que meditéis y hagáis una lectura sapiencial del encuentro de Jesús con Zaqueo. Entre otras cosas, os he invitado a que escuchéis aquellas palabras de Jesús: «Hoy ha sido la salvación de esta casa…, porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido» (Le 19,8-9). Efectivamente, hoy más que nunca, es necesario decirle al mundo que hay salvación, que hay luz, que hay salidas, que en este contexto Dios nos habla y que hemos de seguir anunciando que hay Alguien que puede hacer renacer la Esperanza: Jesucristo, el Hijo de María, la Virgen Inmaculada. Y que nuestra Madre como desde el inicio de la Iglesia nos acompaña para hacerlo.

Así pues, en esta Vigilia, vamos a pedir a María que nos obtenga de su Hijo la salvación que tanto anhelamos; y que, en estos momentos de tanta dificultad, al igual que Ella, cuando fue al encuentro de su pariente Isabel, que la necesitaba, sepamos acercarnos y salir al encuentro de tantos hermanos nuestros que están sufriendo hoy. Salgamos al encuentro de las familias que lo están pasando mal por haber perdido algún ser querido, por la falta de trabajo o por ver arruinados sus negocios. Salgamos al encuentro de tantas personas que van perdiendo la esperanza ante un futuro demasiado incierto y preocupante. Salgamos a esos caminos y con el amor de Jesucristo les digamos «quiero entrar en tu casa».

Santa María la Real de la Almudena, en este día en el que celebramos tu Concepción Inmaculada, te pedimos que seas nuestro auxilio y nuestra defensa, nuestro consuelo y fortaleza; llénanos de esperanza y que nunca nos falte la alegría del Evangelio que el mundo tanto necesita. Que con la fuerza de tu Hijo que te impulsó a salir a ver a tu prima Isabel, provoquemos con quienes nos encontremos la alegría de percibir la grandeza de creer y la alegría que da la cercanía de Jesucristo. Que en esta celebración de la Vigilia, escuchemos tu voz de Madre que invita a salir a encontrarnos con los hombres y, como en las bodas de Caná, nos repite: «Haced lo que Él os diga».

Con gran afecto, os bendice,

+Carlos, Cardenal Osoro
Arzobispo de Madrid

Card. Carlos Osoro
Acerca de Card. Carlos Osoro 365 Articles
Carlos Osoro Sierra fue nombrado arzobispo de Madrid por el Papa Francisco el 28 de agosto de 2014, y tomó posesión el 25 de octubre de ese año. Desde junio de 2016 es ordinario para los fieles católicos orientales residentes en España. El 19 de noviembre de 2016 fue creado cardenal por el Papa Francisco. El prelado nació en Castañeda (Cantabria) el 16 de mayo de 1945. Cursó los estudios de magisterio, pedagogía y matemáticas, y ejerció la docencia hasta su ingreso en el seminario para vocaciones tardías Colegio Mayor El Salvador de Salamanca, en cuya Universidad Pontificia se licenció en Teología y en Filosofía. Fue ordenado sacerdote el 29 de julio de 1973 en Santander, diócesis en la que desarrolló su ministerio sacerdotal. Durante los dos primeros años de sacerdocio trabajó en la pastoral parroquial y la docencia. En 1975 fue nombrado secretario general de Pastoral, delegado de Apostolado Seglar, delegado episcopal de Seminarios y Pastoral Vocacional y vicario general de Pastoral. Un año más tarde, en 1976, se unificaron la Vicaría General de Pastoral y la Administrativo-jurídica y fue nombrado vicario general, cargo en el que permaneció hasta 1993, cuando fue nombrado canónigo de la Santa Iglesia Catedral Basílica de Santander, y un año más tarde, presidente. Además, en 1977 fue nombrado rector del seminario de Monte Corbán (Santander), y ejerció esta misión hasta que fue nombrado obispo. Durante su último año en la diócesis, en 1996, fue también director del centro asociado del Instituto Internacional de Teología a Distancia y director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Agustín, dependiente del Instituto Internacional y de la Universidad Pontificia de Comillas. El 22 de febrero de 1997 fue nombrado obispo de Orense por el Papa san Juan Pablo II. El 7 de enero de 2002 fue designado arzobispo de Oviedo, de cuya diócesis tomó posesión el 23 de febrero del mismo año. Además, desde el 23 de septiembre de 2006 hasta el 9 de septiembre de 2007, fue el administrador apostólico de Santander. El 8 de enero de 2009, el Papa Benedicto XVI lo nombró arzobispo de Valencia; el 18 de abril de ese año tomó posesión de la archidiócesis, donde permaneció hasta su nombramiento como arzobispo de Madrid en 2014. Tras su participación en la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, celebrada del 4 al 25 de octubre de 2015 y dedicada a la familia, el 14 de noviembre de ese año, el Papa Francisco lo eligió como uno de los miembros del XIV Consejo Ordinario de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos; un organismo permanente que, en colaboración con el Pontífice, tiene como tarea la organización del Sínodo, así como elaboración de los textos y documentación que servirá de base para los estudios de la Asamblea. El 9 de junio de 2016, el Papa Francisco erigió un Ordinariato para los fieles católicos orientales residentes en España, con el fin de proveer su atención religiosa y pastoral, y nombró a monseñor Osoro como su ordinario. El 9 de octubre de 2016, el Papa Francisco anunció un consistorio para la creación de nuevos cardenales de la Iglesia católica, entre los que figuraba monseñor Osoro. El día 19 de noviembre de 2016 recibió la birreta cardenalicia de manos del Sumo Pontífice en el Vaticano. En la Conferencia Episcopal Española (CEE) fue presidente de la Comisión Episcopal del Clero de 1999 a 2002 y de 2003 a 2005; presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar hasta marzo de 2014 (fue miembro de esta Comisión desde 1997) y miembro del Comité Ejecutivo entre 2005 y 2011. Ha sido vicepresidente de la CEE durante el trienio 2014-2017. Ahora pertenece al Comité Ejecutivo como arzobispo de Madrid. Desde noviembre de 2008 es patrono vitalicio de la Fundación Universitaria Española y director de su seminario de Teología.