Carta pastoral de Mons. Eusebio Hernández: Día de la Iglesia Diocesana

Celebramos el día de la Iglesia Diocesana, con el lema: “Somos lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo”, que al igual que los los anteriores, nos quiere ayudar a sentirnos parte activa de nuestra Iglesia en Tarazona.

Un lema cargado de verdad y contenido porque la iglesia es esa gran familia de Jesús, formada por todos sus seguidores y discípulos, y cada uno aporta lo que está en su mano, para que todos se sientan a gusto y puedan cubrir todas sus necesidades en el seno de la misma.

Todos, en la iglesia, debemos sentirnos llamados a ser miembros vivos y activos, que voluntariamente dan lo mejor de sí mismos: tiempo, saber, medios económicos, a favor de los que lo necesitan en cada momento.

Durante siglos en la iglesia se ha celebrado la fe, se ha anunciado el Evangelio y se ha vivido la caridad a favor de los más pobres y necesitados.

Y todo gracias al esfuerzo y entrega generosa de miles de cristianos que, con su tiempo o con sus bienes han contribuido a la gran misión de la Iglesia de Jesucristo.

Sé que no está siendo un año fácil. Acabamos de pasar un tiempo de confinamiento por la Covid 19, que ha dejado y está dejando mucho dolor y sufrimiento: fallecidos, familias desgarradas por no haber podido ni despedirse de sus seres queridos, enfermos y las secuelas físicas y psíquicas que les han quedado a otros muchos; esta pandemia está dejando más necesitados, menos trabajo, mayor pobreza…

Desde esta nueva situación que estamos viviendo, somos conscientes de que hay muchas cosas por hacer, mucho dolor que reparar.

Mi deseo es que la diócesis de Tarazona siga permaneciendo junto a las personas más débiles, más vulnerables y excluidas de nuestra sociedad. Que no nos cansemos de trabajar por un mundo más justo y fraterno, como reflejo del Amor de Dios.

 “Somos lo que tú nos ayudas a ser” porque esto sigue siendo TAREA DE TODOS. Sin la participación libre y responsable de los sacerdotes, religiosos y laicos no será posible.

Para que la Iglesia pueda seguir cumpliendo hoy su misión con más eficacia y para que la participación de los católicos en ella sea más auténtica, es preciso que los fieles cristianos adquiramos una conciencia más viva y más lúcida de nuestra responsabilidad respecto al sostenimiento económico de la misma.

Os invito a todos a participar no sólo en el espíritu de la Iglesia, sino a contribuir a su sostenimiento.

Hoy se nos invita a dar gracias a Dios por nuestra familia diocesana, a orar intensamente por ella y a colaborar responsablemente, en la medida de nuestras posibilidades, en el sostenimiento de su economía.

La labor social de la Iglesia de Tarazona necesita medios económicos para llevar a cabo su misión, que no es otra que evangelizar.

Por eso, os pido con esta campaña: Ayudad a vuestra parroquia, ganamos todos. ¡Contamos con tu generosidad!

Celebremos este «Día del Iglesia Diocesana» sintiéndonos de verdad, familia, Iglesia y Diócesis, porque «somos una gran familia contigo» que quiere dar respuesta a tantas expectativas como muchos de los hombres y mujeres de nuestra sociedad y de nuestro mundo tienen puestas en ella

Gracias a todos por vuestra entrega, disponibilidad y generosidad.

Para todos un cordial saludo fraterno y mi bendición.

 

 

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 269 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.