Presentación del Balance de la economía diocesana de Palencia

El pasado 4 de noviembre, en una rueda de prensa celebrada en el Obispado de Palencia, Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA, y el ecónomo diocesano, Tirso Castrillo, presentaron el Día de la Iglesia Diocesana. Un Día de la Iglesia Diocesana que lleva por lema «Somos lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo» y que se celebrará el próximo domingo 8 de noviembre. Por primera vez este año se ofrece un balance completo de la economía diocesana que incluye los datos de la Administración diocesana, así como los de las parroquias, de la Catedral, el Seminario, la Casa Sacerdotal, el Seminario…

En el Día de la Iglesia Diocesana nos reconocemos como miembros de una gran familia, la de los hijos de Dios. Somos una gran familia en la que participamos y colaboramos. Es una respuesta personal, de cada uno. Todos formamos la Iglesia y, por eso, nuestra contribución, sea como sea, cada uno según sus posibilidades y sus circunstancias, hace posible la gran labor que desarrolla en multitud de ámbitos. De ahí la primera parte del mensaje de este año: «Somos lo que tú nos ayudas a ser». Es verdad que la Iglesia nace de las manos de Dios, pero es necesario nuestro testimonio y nuestro ejemplo personal. También la implicación en nuestras parroquias y comunidades. Si estamos apasionados por Dios, lo vivimos y lo transmitimos. Pero todo eso lo hacemos juntos, porque somos la familia de los hijos de Dios: «Somos una gran familia contigo».

Como explica nuestro obispo en la revista Nuestra Iglesia…. «la Iglesia diocesana es como un árbol con muchas ramas» y «cada uno tenemos que poner todo lo que esté de nuestra parte para que no sólo nuestra rama sino todo el árbol sea un árbol vivo, hermoso. Cada uno podemos y debemos poner nuestro tiempo, nuestras cualidades, nuestro apoyo, nuestra colaboración económica y nuestra oración, lo mejor de nosotros mismos para que la rama y el árbol sea esbelto y fecundo».

Una invitación a implicarnos y poner de nuestra parte que encaja en este tiempo que estamos viviendo y que plasmamos en el lema de la programación pastoral para este curso «TIEMPO DE CUIDAR, TIEMPO DE CREAR»

También, D. Manuel en su carta en «Nuestra Iglesia» recuerda los difíciles momentos que estamos pasando y «las grandes lecciones de la pandemia que tanto dolor, miedo y muerte nos ha causado y causa todavía, es que nuestra vida depende de los demás, como la de los demás de la nuestra. Hemos palpado la fragilidad, nuestra impotencia, pero también la solidaridad de muchos, su sacrificio y entrega en sus cuidados, en su atención, en su servicio, en su oración. Ahora es tiempo de cuidar; cuidar nuestra salud y la salud de los demás; cuidar nuestra fe con la formación y la participación en la vida de la Iglesia; cuidar la trasmisión de la fe, siendo testigos de la misma, a las nuevas generaciones, a los adultos que quizás la han perdido o la tienen cogida con alfileres, a los mayores. Cuidar con cariño, con ternura, con amor, como Dios Padre y Madre, cual labrador, cuida su viña, la abona, la poda, la riega, la defiende, la lleva en sus ojos y en su corazón».

Todos estamos llamados a cuidar y crear, cada uno desde donde pueda, aportando a los demás su tiempo, sus cualidades, su oración y su apoyo económico.

Se nos invita a colaborar con nuestro tiempo. Hay personas que disponen de él y que lo pueden ofrecer a los demás. A lo mejor, abrir la parroquia para que todos podamos acercarnos a rezar, a estar un rato con el Señor. También con nuestras cualidades. Hay personas que están muy ocupadas: la familia, el trabajo, etc. Sin embargo, tienen una serie de cualidades, de conocimientos, de habilidades que pueden ofrecer a los demás. Por ejemplo, un periodista de la parroquia puede colaborar redactando los comunicados de Cáritas o de la misma parroquia para que así, puedan llegar mejor a todos. Por supuesto, todos podemos rezar por nuestra parroquia: por los niños y jóvenes de catequesis; por los sacerdotes y por las vocaciones consagradas y laicales; por los que han fallecido, etc. También podemos colaborar con nuestro apoyo económico. Hay muchas necesidades, las más básicas y de funcionamiento, especialmente en este tiempo de pandemia en el que muchos templos han estado (están cerrados). Pero también para otro tipo de proyectos. Un donativo periódico hace posible que la parroquia pueda realizar sus presupuestos con más seguridad y que pueda abordar algún proyecto porque cuenta, en principio, con unos ingresos seguros.

BALANCE AÑO 2019: ALGUNOS APUNTES GENERALES

La rueda de prensa también sirvió para que el ecónomo diocesano, Tirso Castrillo, presentara el resumen de cuentas de nuestra diócesis y apuntara algunos de los aspectos más importantes de la labor diocesana en estos tiempos.

Por primera vez este año se ofrece un balance completo de la economía diocesana que incluye los datos de la Administración diocesana, así como los de las parroquias, de la Catedral, el Seminario, la Casa Sacerdotal, el Seminario…

Se presenta un superávit de 2.335.714 €, motivado fundamentalmente por una herencia de casi un millón de euros y el buen comportamiento de las inversiones por encima de los 721.000 €.

Se destaca también que el 75% de los ingresos provienen de recursos propios y el 24,84% de la aportación de la Conferencia Episcopal, a través de las donaciones de los fieles por su aportación voluntaria en el IRPF (2.900.000 €).

En el capítulo de gastos destaca un 54,84 % (5.141.989 €) de gastos en conservación de edificios y gastos de funcionamiento. Más de la mitad (3.220.665 €) en la conservación de edificios (iglesias, ermitas, casas parroquiales y cementerios). Es una gran aportación al sostenimiento del patrimonio cultural y artístico que realiza la iglesia. Entre las obras realizadas hay que hacer referencia a la restauración de la catedral (2.245.000 € de los cuales 1.705.968 €. se realizaron en el año 2019) y las inversiones realizadas en los templos y museos del proyecto conocido como «Campos del Renacimiento» y en el que se invirtieron el año pasado 419.000 €. Agradecer en este apartado la colaboración imprescindible y necesaria del Ministerio de Fomento, Junta de Castilla y León, Diputación Provincial y algunas corporaciones locales y Juntas vecinales.

Otro capítulo importante es el 22,5% dedicado a gastos de personal que incluye los sacerdotes y el personal seglar y los desplazamientos (204.117,29 €.)

RESPUESTA DE LA IGLESIA A LA PANDEMIA COVID 19

Durante este año la preocupación de la iglesia, como la de toda la sociedad, ha estado centrada en responder a las necesidades de las personas en todo este tiempo. Así, se recuerdan respuestas concretas:

Fondo de solidaridad para el Desarrollo: Se dispone de este fondo que se ha creado con la aportación del 1% de nuestros ingresos anuales para poder dar respuesta a situaciones de emergencia en los países con menos recursos. Este año se ha acudido con ayudas a Proyectos de alimentación desarrollados en Bolivia por D. Nicolás Castellanos y José Negueruela y en Perú por Domingo García Hospital, misioneros de la diócesis de Palencia. Se aportaron más de 60.000 €.

Fundación «Buen samaritano»: Los destinatarios de las ayudas son trabajadores que no perciben ningún subsidio y que están pasando dificultades con motivo de la pandemia…y sobre todo, pequeños negocios o autónomos que lo estén pasando mal para poder seguir con el negocio.

Recordamos el tf. 689100635 o el correo electrónico: [email protected]. Invitamos a todos aquellos que tienen un pequeño negocio, por ejemplo, un bar, un comercio y que tienen que cerrar… quizás tengan problemas para pagar el alquiler o la luz… Estamos para echarles una mano… lo mismo a aquellos que han perdido el empleo o han salido del ERTE y no tienen otras ayudas.

Albergues para «Personas sin techo». En el Seminario y en el Albergue de Cáritas. Allí la acción ha sido especial y más destacada por los medios… pero hay que recordar el esfuerzo que hacen día a día los distintos servicios de Cáritas en las parroquias para estar al lado de aquellos que comienzan a pasar serias dificultades para seguir sobreviviendo.

Seguridad en las actividades: Reseñar el esfuerzo que vienen haciendo todas las parroquias para seguir realizando las tareas pastorales: celebraciones: misas, otros sacramentos, entierros, catequesis…cumpliendo escrupulosamente con las normativas sanitarias que en cada momento se nos van indicando. Hay un esfuerzo suplementario de limpieza de bancos, mesas, sillas…para lograr, se está consiguiendo que no sean las instalaciones parroquiales lugares de contagio.

Ingresos parroquiales: La actual situación también está teniendo consecuencias negativas para nuestras parroquias a nivel económico. Durante el confinamiento no tuvimos celebraciones…y después la participación está siendo mucho menor en cuanto al número de personas y, por consiguiente, las colectas muy bajas. Es verdad que, en algunas parroquias, algunos cristianos con más sensibilidad están colaborando con algunos donativos extras para el mantenimiento de las actividades pastorales.

(Diócesis de Palencia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41857 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).