Carta pastoral de Mons. Salvador Giménez: Jornada de la Iglesia Diocesana

Queridos diocesanos:

Un año más os presentamos el objeto de esta jornada que denominamos DÍA DE LA IGLESIA DIOCESANA / DIADA DE GERMANOR y que nos une a todos los cristianos en la oración, en el servicio personal y en la aportación económica.

El contenido de estas líneas es prácticamente el mismo que aparece al principio del folleto que se distribuye hoy en todos los templos y lugares de culto de nuestra diócesis.

Los cristianos tenemos una vinculación a la diócesis. Es nuestra (con la suma de todas las parroquias que la integran), porque la vamos haciendo cada día, y donde recibimos la gracia de Dios y aprendemos la fraternidad de los demás miembros como hermanos que son. Bien lo sabéis todos y seguro que lo habéis experimentado en más de una ocasión. La diócesis es la casa propia, la amplia familia de bautizados que recoge una largo pasado y proyecta un esperanzador futuro. De ningún modo es un añadido a la vida cristiana, es parte esencial de nuestro compromiso de fe que se experimenta en compañía de otros y que se abre como un servicio auténtico a la sociedad en la que está inmersa.

La jornada de este año tiene un carácter especial debido al impacto que ha supuesto el trágico azote de la pandemia de la Covid-19 durante varios meses a todas las comunidades. A pesar de todo ello, los cristianos continuamos escuchando la Palabra, orando, celebrando los sacramentos y sirviendo sinceramente a los más desasistidos de la sociedad. Nos apoyamos además en la realidad de la familia y utilizamos las dos variantes, la propia compuesta por nuestros padres y hermanos, y la diocesana, conjunto de familias que experimentan el amor, el servicio, la gratuidad y la donación.

Todos los estudios publicados sobre la realidad socio-económica en tiempos de fuertes crisis afirman que la familia es un elemento esencial para reducir o eliminar los efectos perversos que se suelen producir. Las que nos ha tocado vivir a nuestra generación, la del año 2008 y la de ahora, son una muestra evidente de la bondad familiar. Nos alegramos de ello y agradecemos a Dios el regalo de esta bendita institución.

Seguimos utilizando para esta jornada el concepto familia que distingue a la diócesis como suma de todas ellas participando en la plegaria y en el mantenimiento de las obras diocesanas. Es fundamental el compartir los bienes propios con todos aquellos que necesitan de nuestro cariño y solidaridad. Es una familia abierta a todos sin discriminaciones ni fronteras al uso. Somos, en definitiva, lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo. Con tu tiempo, tus cualidades, tu apoyo económico y tu oración.

Sirve también esta jornada para explicar a la sociedad en general la situación económica: cómo y de quién recibimos donativos y, por supuesto, el destino de las ayudas que llegan para el mantenimiento de nuestro patrimonio, para el funcionamiento ordinario y para compartir con los más necesitados.

Como responsable pastoral de esta diócesis y unido a los sentimientos de esta gran familia solicito de todos la colaboración para esta inmensa obra que es la Iglesia diocesana. Os agradezco sinceramente vuestro trabajo, vuestra entrega generosa y vuestro servicio.

Con mi bendición y afecto,

† Salvador Giménez Valls

Obispo de Lleida

 

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 215 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.