Ángelus: El papa Francisco invita a recorrer el camino de las Bienaventuranzas

El Obispo de Roma también evocó a la Virgen María, Reina de todos los Santos, pero sobre todo Madre “que enseña a cada uno a acoger y seguir a su Hijo” para que “nos ayude a alimentar el deseo de santidad recorriendo el camino de las Bienaventuranzas”.
A la hora del Ángelus, en la Solemnidad de Todos los Santos, el papa Francisco invitó a reflexionar sobre el testimonio de Santos y Beatos, testigos de la esperanza cristiana y modelos seguros de camino, basado en las Bienaventuranzas
Los Santos “son los testigos más autorizados de la esperanza cristiana, porque la han vivido plenamente en su existencia, entre alegrías y sufrimientos, poniendo en práctica las Bienaventuranzas”: afirmó el Papa en la Solemnidad de todos los Santos este primer domingo de noviembre, en la reflexión que precede la oración del Ángelus dominical.

Estas Bienaventuranzas, que Jesús predicó y que hoy resuenan en la liturgia son el camino de la santidad, precisó el Pontífice, refiriéndose en particular a dos de ellas, la segunda y la tercera, ambas que “comienzan aquí abajo” y se cumplirán en Cristo.

«Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados»

“Parecen palabras contradictorias, afirma el Papa, porque el llanto no es un signo de alegría y felicidad. Motivos de llanto y de sufrimiento son la muerte, la enfermedad, las adversidades morales, el pecado y los errores: simplemente la vida cotidiana, frágil, débil y marcada por las dificultades. Una vida a veces herida y probada por la ingratitud y la incomprensión”.

Francisco explica que Jesús proclama bienaventurados a los que lloran por estas situaciones y, a pesar de todo, confían en el Señor y se ponen a su sombra. Y precisa:

No son indiferentes ni tampoco endurecen sus corazones en el dolor, sino que esperan con paciencia en el consuelo de Dios. Y ese consuelo lo experimentan ya en esta vida.

«Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra»

“La mansedumbre es característica de Jesús” recuerda el Obispo de Roma, explicando a continuación las características de quien posee esta virtud:

Mansos son aquellos que tienen dominio de si, que dejan sitio al otro, que lo escuchan y lo respetan en su forma de vivir, en sus necesidades y en sus demandas. No pretenden someterlo ni menospreciarlo, no quieren sobresalir y dominarlo todo, ni imponer sus ideas e intereses en detrimento de los demás.

Son personas que la mentalidad mundana no aprecia, explica el Papa, pero que “son preciosas a los ojos de Dios, que les da en herencia la tierra prometida, es decir, la vida eterna”.

Escuchar, respetar, no agredir

Francisco recuerda además el momento mundial actual «donde hay tanta agresividad». También en la vida cotidiana, afirma,  «lo primero que sale de nosotros es la agresión, la defensa». Y exhorta:

Tenemos necesidad de mansedumbre para seguir adelante en el camino de la santidad. Escuchar, respetar y no agredir: mansedumbre.

Los santos eligen confiarse al Señor e ir contracorriente

El Sucesor de Pedro describe finalmente el camino evangélico que han seguido Santos y Beatos y asegura que “elegir la pureza, la mansedumbre y la misericordia; elegir confiarse al Señor en la pobreza de espíritu y en la aflicción; esforzarse por la justicia y la paz, significa ir a contracorriente de la mentalidad de este mundo, de la cultura de la posesión, de la diversión sin sentido, de la arrogancia hacia los más débiles”.

“La solemnidad de hoy, que celebra a Todos los Santos, nos recuerda la vocación personal y universal a la santidad, y nos propone los modelos seguros de este camino, que cada uno recorre de manera única e irrepetible. Basta pensar en la inagotable variedad de dones e historias concretas que se dan entre los santos y las santas, que la Iglesia ha reconocido a lo largo de los siglos y que continuamente propone como testigos del único Evangelio.”

Finalmente, el Obispo de Roma dirige su pensamiento a la Virgen María, Reina de todos los Santos, pero sobre todo Madre “que enseña a cada uno a acoger y seguir a su Hijo” para que “nos ayude a alimentar el deseo de santidad recorriendo el camino de las Bienaventuranzas”.

(María Cecilia Mutual  – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

Detener el derramamiento de sangre inocente en Nagorno-Karabaj

En las palabras tras el rezo del Ángelus, el Papa Francisco renovó su dolor por el conflicto en el Cáucaso e invitó a rezar por las poblaciones de la zona del Mar Egeo, afectadas por un fuerte terremoto. También anunció que mañana celebrará la misa en sufragio de los difuntos en el Cementerio Teutónico del Vaticano.
“En este día de celebración no olvidemos lo que está sucediendo en Nagorno-Karabaj”, dijo el Papa tras rezar la oración mariana en la Solemnidad de Todos los Santos. Francisco recordó que en la región caucásica “los enfrentamientos armados se suceden con frágiles treguas, con trágico incremento de víctimas, destrucción de viviendas, infraestructuras y lugares de culto, con la implicación cada vez mayor de la población civil. Es trágico”

“Quisiera reiterar mi apremiante llamamiento a los responsables de las partes en conflicto para que intervengan lo antes posible para detener el derramamiento de sangre inocente. Que no piensen en resolver la controversia con la violencia sino en empeñándose en una sincera negociación con la ayuda de la comunidad internacional. Por mi parte, estoy cerca de todos los que sufren e invito a pedir la intercesión de los santos por una paz estable en la región.”

No olvidar a las poblaciones del Mar Egeo

El Obispo de Roma instó también a no olvidar a “las poblaciones de la zona del Mar Egeo, que hace dos días fueron afectadas por un fuerte terremoto”, invitando a rezar por ellas.

El ejemplo del beato McGivney

Asimismo, el Pontífice recordó la beatificación ayer en Hartford, Estados Unidos de América, de Michael McGivney, sacerdote diocesano y fundador de los Caballeros de Colón. «Comprometido con la evangelización, se prodigo para atender las necesidades de los necesitados, promoviendo la ayuda mutua”. “Que su ejemplo – dijo  – nos estimule a todos a dar cada vez más testimonio del evangelio de la caridad. Un aplauso para el nuevo beato”.

La carrera de Todos los Santos

Además, saludando a los fieles romanos y peregrinos  de varios países, dirigió un saludo especial “a los participantes en la carrera de los santos promovida por la Fundación Don Bosco en el mundo, que este año también están compitiendo a distancia e individualmente”. El Papa evidenció que aunque el evento deportivo tiene lugar en pequeños grupos en respeto de la distancia impuesta por la pandemia, “ofrece una dimensión de celebración popular a la celebración religiosa de todos los santos». «Gracias por su iniciativa y su presencia”, les dijo.

Mañana, la misa en el Cementerio Teutónico en el Vaticano

Finalmente, Francisco anunció que mañana, celebrará la misa en sufragio de los difuntos en el Cementerio Teutónico, “lugar de entierro en la Ciudad del Vaticano”.

Me uno así espiritualmente a los que en estos días, en observancia de las normas sanitarias, que es importante, van a rezar a las tumbas de sus seres queridos en todas partes del mundo.

(María Cecilia Mutual – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42908 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).