Carta pastoral de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses: Devolver la esperanza

El domingo 18 de octubre estaba prevista la ordenación de cuatro nuevos sacerdotes en la Catedral de Terrassa, pero en realidad fueron tres, porque uno de ellos, Mn. Alex Serra, tuvo que quedarse confinado junto con toda la comunidad del Seminario debido a un contagio del coronavirus. Hoy, solemnidad de Todos los Santos, recibirá la ordenación presbiteral a las 18h. Celebrar todos los santos y la llamada universal a la santidad trae a la memoria la imagen de un inmenso jardín con innumerables especies de flores, todas ellas bellas y diferentes. La voluntad de Dios es que todos sus hijos lleguen a la perfección, a la santidad, cada uno en su singularidad, en su circunstancia, en su tiempo y lugar, con sus características y peculiaridades, con sus diferencias, en definitiva, cada uno con su personalidad humana y su carisma espiritual, pero todos desarrollando su realidad de hijos de Dios.

A esta llamada, que reciben todos los bautizados, se responde a través del camino de las bienaventuranzas, un camino que el mismo Jesús nos ha trazado y que los santos han recorrido, con la gracia de Dios, a pesar de sus limitaciones. Hoy los celebramos a todos y recordamos que ese ha de ser también nuestro camino. En ellos contemplamos la victoria del amor sobre el egoísmo; descubrimos que han sido pobres de espíritu, mansos, misericordiosos, limpios de corazón; que han trabajado por la paz, que han tenido hambre y sed de justicia y han sido perseguidos por causa de la justicia. Y todos ellos, en ese camino, han encontrado la felicidad y la verdadera alegría.

Este es el ideal, de hecho, para todo cristiano, que no ha de refugiarse en las limitaciones personales o en las dificultades ambientales para hacerse el sordo a esta llamada; tampoco vale la excusa de que comporta una tarea enormemente difícil, reservada a unos pocos privilegiados, y, en el fondo, inasequible para la gran mayoría de fieles, porque las vidas de los santos son admirables pero no imitables. Esta llamada corresponde a todos los bautizados y debemos tener el coraje de escucharla y proponerla con esperanza. Seguramente en algún momento de la vida lo hemos considerado, e incluso hemos puesto por escrito el propósito, que a su vez hemos intentado cumplir. Pero quizá poníamos la confianza más en nuestras fuerzas que en la gracia de Dios. Y por eso se hacían presentes el cansancio y la desesperanza. Pues bien, la celebración de Todos los Santos es un día en que el Señor nos devuelve la esperanza y nos llama a reemprender este camino.

Devolver la esperanza: a cada ser humano y a la humanidad, recuperar la confianza en el ser humano y en la humanidad. Este es un concepto que el papa Francisco explica en su reciente encíclica Fratelli tutti tras denunciar una globalización y un progreso sin rumbo común. Cuando los derechos humanos, que son universales, en realidad no son iguales para todos; cuando la esclavitud está abolida, pero brotan nuevas formas de esclavitud; cuando vivimos una especie de tercera guerra mundial por etapas; cuando no hay horizontes que congreguen en un mismo proyecto de fraternidad; cuando reaparecen conflictos y miedos que no se han superado y se materializan en la creación de muros para la autopreservación y para impedir el encuentro con los otros; cuando se produce un deterioro de la ética y un debilitamiento de los valores espirituales, del sentido de responsabilidad y de la conciencia de que somos interdependientes, entonces crece la sensación de frustración, de soledad, y no es extraño que se pierda la esperanza (cf. FT22-30).

La solemnidad de Todos los Santos se convierte en una ocasión propicia para volver la mirada a Dios, para hacer un alto en el camino y reflexionar, para redescubrir a los demás. Pidamos al Señor llegar a vivir ese triple encuentro, y que nos devuelva la esperanza en nosotros mismos, en cada persona y en la humanidad.

 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 392 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.