«Como Jesucristo, obligados a huir»

Inicio hoy esta carta con un título que es también el lema escogido este año para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, y con el que el papa Francisco nos invita a abrir los ojos ante uno de los dramas actuales más acuciantes: la situación de los desplazados internos, es decir, de las personas que deben abandonar sus hogares, forzadas por un entorno hostil, y que se ven obligadas a migrar hacia otras regiones del país para sobrevivir.

Muchas personas se mueven por necesidad con el fin de encontrar una oportunidad de seguir adelante en otro lugar del país. Otros cruzan fronteras, huyen del hambre, de la guerra, de los desastres naturales…, todos buscan desesperados seguridad y una vida digna. Están desconsolados, pero Jesús camina a su lado, no los abandona. Un Jesús que ya de pequeño sufrió la experiencia de verse obligado a huir a Egipto para salvar la vida ante la persecución de Herodes.

La Iglesia de Barcelona es sensible a esta realidad presente en las comunidades, barrios, pueblos. Desde la Iglesia no queremos quedarnos solo con los números y las cifras que reflejan una realidad que nos horroriza, sino que queremos ver los rostros de las personas. Unas personas que forman parte de nuestro entorno. Si llegamos a conocer sus historias, conseguiremos comprenderlas, como bien dice el papa Francisco. Pero esto a menudo nos cuesta.

El confinamiento que hemos sufrido y las graves consecuencias económicas que está provocando ha dado lugar a que muchas personas, que ya vivían en situaciones legales y laborales muy precarias, no tengan los recursos básicos para vivir con dignidad. Muchos hermanos nuestros, la mayoría procedentes de otros países, ahora son más vulnerables. Es cierto que hemos visto mucha solidaridad con diferentes iniciativas sociales desde muchas entidades y también de personas a título individual, pero creemos que la situación se agravará en los próximos meses.

Puede ser un buen momento para intensificar la oración, la creatividad y el servicio a los más pobres. Esta es precisamente una de las orientaciones del Plan Pastoral Diocesano «¡Salgamos!», que queremos vivir durante este curso. Hoy, más que nunca, necesitamos poner en práctica los cuatro verbos con que nos interpela el papa Francisco: «acoger, proteger, promover e integrar».

Este domingo, a las seis de la tarde, celebraremos una Eucaristía en la Catedral con la presencia de diversas comunidades agrupadas en “Caminamos juntos en la diversidad”, un colectivo vinculado a la Pastoral Social y Caritativa de la archidiócesis que nos quiere ayudar a reconocer y a amar la diversidad existente en el seno de la Iglesia, y a trabajar en la acogida e integración de migrantes y refugiados en nuestras comunidades parroquiales.

Queridos hermanos y hermanas, en el trato que damos a los hermanos migrantes y refugiados nos jugamos no solo nuestra salvación, sino también nuestra credibilidad como seguidores de Jesucristo. Que Santa María, que sufrió el dolor de quien tiene que huir de su tierra, nos ayude y nos impulse a hacerlo.

† Card. Juan José Omella Omella
Arzobispo de Barcelona

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 344 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.