«Fratelli tutti», una nueva encíclica social

El Papa Francisco acaba de firmar en Asís una nueva encíclica social, «sobre la fraternidad y la amistad social», que comienza con la expresión que S. Francisco utilizaba para dirigirse a todos, «Fratelli tutti, hermanos todos» (Admon. 6,1), e invitarles al estilo de amarse entre todos, más allá del marco geográfico y cultural propio. Se inspira en el encuentro que tuvo en 2019 con el Gran Imam Ahmad al-Tayyeb en Abu Dabi, en el que firmaron el Documento sobre la Fraternidad Humana. Es una encíclica social para ayudar a repensar la dimensión universal de la doctrina evangélica sobre el amor fraterno, a reflexionar sobre un nuevo sueño de fraternidad, como humanidad única, a hermanarse, abajarse por el hermano, profundizando mucho en la parábola del Buen Samaritano (Lc 10,25-37).

La encíclica pide más fraternidad y solidaridad humanas, y es una llamada a rechazar las guerras. Se centra en los problemas sociales y económicos contemporáneos y propone un mundo ideal de fraternidad en el que todos los países pueden formar parte de una «familia humana más amplia». Reordenar los temas más presentes en las intervenciones del Papa Francisco: la guerra y la paz, el racismo, la inmigración, las relaciones interreligiosas, la propiedad privada, la fraternidad universal, la libertad, igualdad y fraternidad, la dignidad de las mujeres, la pena capital inadmisible, la política internacional y la guerra.

Es doctrina social de la Iglesia que no niega la propiedad privada ni se opone al beneficio, pero sí a la reducción de las personas a cosas entre las otras cosas. Además, no defiende o justifica los privilegios de unos sobre los derechos de todos, y tampoco se mueve por ideología sino por principios evangélicos. Reconoce la función social de la propiedad privada pero es secundario respecto del principio del destino universal de los bienes creados. Subraya y repropone el pensamiento de S. Juan Pablo II que Dios ha dado la tierra a todo el género humano para que sustente a todos sus habitantes, sin exclusiones ni privilegios. De ahí que toda propiedad tiene una función social. «El derecho a la propiedad privada sólo puede ser considerado como un derecho natural secundario y derivado del principio del destino universal de los bienes creados, y esto tiene muchas consecuencias en el funcionamiento de la sociedad». Se desprende un sí a la ganancia, pero no a cualquier precio. la ganancia no puede olvidar al hombre, ni puede esclavizarlo, ni reducirlo a algo entre otras cosas, o a una variable de un proceso que no puede controlar.

La Doctrina Social de la Iglesia desde la primera encíclica social, la «Rerum Novarum» (1891) del Papa León XIII, hasta «Fratelli tutti» del Papa Francisco, denuncia el aumento del número de los pobres y propone las tres T de Francisco: «Tierra, Techo y Trabajo». La Iglesia es Maestra de humanidad y pide no dividirse en partidos y facciones o grupos de poder. Los totalitarismos y las ideologías populistas siembran el individualismo exacerbado. Hay que inspirar la amistad social en las relaciones humanas. El Papa está a favor del «milagro de la bondad» que ayuda a discernir entre conflictos e injusticias, y diálogo y resolución de conflictos.

El texto termina con una oración ecuménica: “Ven, Espíritu Santo, muéstranos tu hermosura reflejada en todos los pueblos de la tierra, para descubrir que todos son importantes, que todos son necesarios, que son rostros diferentes de la misma humanidad que amas.”

+Joan-Enric Vives,

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 342 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).