Misioneros, una forma de vida con sabor evangélico



El anuncio del Evangelio tiene una dimensión global y se proyecta sobre todas las naciones, sobre todos los pueblos. Estamos invitados a decirlo así con las palabras del salmista «Contad a las naciones su gloria, contad en todos los pueblos sus prodigios». Podemos hacerlo porque nosotros ya hemos sido agraciados con el contenido de este anuncio y estamos contentos de proclamarlo a los cuatro vientos, sin miedo y con la firme convicción que el encargo de Jesús «id y predicad…, yo estoy con vosotros cada día hasta el fin del mundo» está vigente más que nunca y nos merece toda la confianza.

De esta globalidad del anuncio misionero que se proyecta a toda la humanidad tenemos el ejemplo más reciente con el papa Francisco, el cual acaba de hacernos el regalo de su tercera encíclica «Fratelli tutti», llena de la radicalidad social y ética que nace del Evangelio, atenta al momento de enfermedad pandémica que el mundo sufre y que contagia sin diferencias de niveles económicos, sociales, étnicos o religiosos. El papa, en estos momentos Francisco, considerado el único referente ético universal, da auténtica actualidad al Evangelio para responder a los retos del momento presente. No hay nada de la vida humana en todas sus vertientes familiar, profesional y laboral, social, educativa, económica o política que sea extraño al mensaje que Jesús ha dirigido y sigue dirigiendo a la humanidad. Momento oportuno, este, porque la voz del papa Francisco sea ocasión de reflexión y práctica para la comunidad cristiana, para los cristianos inmersos en la realidad secular y para tantos hombres y mujeres que, a pesar de no compartir unas mismas creencias, su buena voluntad los mueve a incluir idénticos valores de raíz evangélica. Estamos invitados a adentrarnos en ella y difundirla.

Todo seguidor de Jesús es «misionero por vocación». La encíclica papal «Fratelli tutti» inspirada en san Francisco de Asís, manifiesta esta vocación y se dirige a todo el mundo. Lo que hace –como dice al inicio– es «proponer una forma de vida con sabor evangélico», donde declara «feliz a quien aprecia el otro, tanto a su hermano cuando está lejos como cuando está cerca de él». No podemos callar de ninguna forma aquello que resuena en nuestro corazón como Buena Noticia; callarlo significaría que la fe para nosotros no tiene sentido ni vive su dimensión misionera. Que bien si el ánimo que nos infunde el testimonio del papa Francisco con su palabra y sus constantes gestos, nos lleva a conocer todo el contenido de esta nueva encíclica que quiere activar nuestra fraternidad con la caridad política y social como verdadera conversión a Jesús y al Evangelio.

Desde la vuestra y nuestra tierra de Mallorca, un abrazo fraternal a todos los misioneros y misioneras, junto con nuestra oración y el agradecimiento por vuestro testimonio evangélico.

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 129 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.