Aquí estoy, envíame – Domund 2020

Queridos amigos y hermanos:

En este domingo celebramos el día del DOMUND. No es necesario explicar qué es este día, todos sabemos que el Domund es el día en que, de un modo especial, la Iglesia universal reza por los misioneros y colabora con las misiones. Se celebra en todo el mundo el penúltimo domingo de octubre, el “mes de las misiones”.

Se nos invita en este día y en este mes a elevar nuestra oración por los territorios de misión y por todos los que en ellos trabajan para anunciar la Buena Noticia del Evangelio, anuncio que es también el desarrollo de actividades pastorales, educativas y asistenciales.

Todos los territorios de misión en el mundo se sostienen gracias a las aportaciones que, especialmente, hoy ofrecemos para que puedan ser convenientemente desarrolladas. Las misiones siguen necesitando nuestra ayuda económica y por eso es tan necesaria la colaboración de todos.

Podemos decir, como nos indican en la propaganda de este año, que hoy es el día de la “fiesta de la catolicidad y de la solidaridad universal”. Algo que se ha vivido en España en el día del Domund con tanta intensidad y generosidad. Es, por lo tanto, una llamada de atención sobre la común responsabilidad de todos los cristianos en la evangelización del mundo que ha calado en la profunda sensibilidad y tradición misionera de nuestro país.

Aunque este año pasemos por dificultades a causa del COVID-19, os invito a que no dejemos de colaborar económicamente con esta campaña. Nuestra cooperación es fundamental para que muchos proyectos se puedan llevar a cabo.

Además de esta ayuda económica tan necesaria, hoy tenemos en cuenta a todos los misioneros y misioneras, en este momento, procedentes de España, son 10.893. Debemos sentir que todos ellos nos representan, de alguna manera, y que también en nuestro nombre han entregado sus vidas, los misioneros son hombres y mujeres que entregan su vida para anunciar el Evangelio a quienes aún no lo conocen.

Sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos que proclaman la Buena Nueva hasta el último rincón. Hacen vivo y eficaz lo que anuncian desarrollando labores educativas, sanitarias y de ayuda social para las comunidades que atienden, casi siempre las más pobres y desfavorecidas del planeta.

Tenemos un recuerdo especial para los misioneros que proceden de nuestra diócesis. Todos conocemos a aquellos que han trabajado y trabajan en nuestra misión diocesana de Cochabamba en Bolivia, pero no podemos olvidar y, menos hoy, a los sacerdotes, religiosos y religiosas y laicos que proceden de nuestros pueblos y parroquias de la diócesis de Tarazona, y que, en Asia, África o América, entregan y desgastan sus vidas en el anuncio del Evangelio. A todos ellos llevamos hoy en nuestro corazón y agradecemos sus trabajo.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

 

+ Eusebio Hernández

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 283 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.