Tres nuevos sacerdotes para nuestra diócesis

El próximo domingo, el Señor nos concede el regalo de la ordenación de tres nuevos sacerdotes.

El pasado domingo, 28 de junio, recibían la ordenación diaconal en la Catedral de Tarazona: Henry Joel Medina, Jorge Iván Rodas y José Rodrigo Montoya. Esta celebración estaba prevista para el mes de marzo, pero debido a la crisis sanitaria que vivimos este año, la ordenación se tuvo que retrasar hasta finales del mes de junio. Si la situación hubiera sido normal, desde marzo hasta finales de septiembre, hubieran ejercido su ministerio en distintas parroquias de la diócesis como ya durante su período de seminaristas lo habían hecho. Algo que sólo han podido hacer con muchas limitaciones, dado el parón pastoral que estamos viviendo.

Aunque el derecho canónico indica que entre el diaconado y el presbiterado deben transcurrir al menos seis meses, tras consultar con el vicario general, los responsables del seminario y otros sacerdotes; he decidido, como indica el derecho canónico, dispensar de este requisito y ordenarlos presbíteros, sin que hayan transcurrido los seis meses antes señalados. Considero que es una “justa causa” dadas las circunstancias actuales.

A pesar de la situación sanitaria que vivimos debe ser un día de fiesta para nuestra diócesis de Tarazona, ya que, como decía al principio, el Señor regala a su Iglesia tres nuevos sacerdotes.

Nuevamente, estas ordenaciones deben ser una invitación a todo el pueblo de Dios para que rece por las vocaciones consagradas y de modo especial para que el Señor nos conceda sacerdotes, tan necesarios hoy en día, para seguir atendiendo las distintas comunidades de nuestra diócesis y proseguir el anuncio del Evangelio, verdadero camino de vida, alegría y paz.
Subrayo algunos aspectos del ministerio que recibirán Henry, Jorge Iván y José Rodrigo; lo hago con las palabras del papa Francisco en una homilía de ordenación (12 de mayo de 2019):

– “Transmitid a todos la Palabra de Dios que habéis recibido con alegría”.
– “Que vuestra vida sea un estímulo para los discípulos de Cristo, hombres de oración, hombres de sacrificio a fin de que con vuestra palabra y vuestro ejemplo se vaya edificando la casa de Dios”.
– “No os canséis de ser misericordiosos” y “esforzaos por reunir a los fieles en una sola familia”.
– Y, sobre todo: “Tened siempre presente el ejemplo del buen Pastor, que no vino para que le sirvieran, sino para servir, y para buscar y salvar lo que estaba perdido”.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández

Obispo de Tarazona

 

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 252 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.