«A pesar de las dificultades no puede faltarnos la esperanza»

La publicación Iglesia en Plasencia ha entrevistado al Jacinto Nuñez Regodón, vicario general y moderador de la Curia, donde anticipa como en nuestras comunidades habrá que sostener en el tiempo un actitud de solidaridad en una crisis social y económica que será larga tras la crisis sanitaria.

–¿Cómo se presenta este atípico nuevo curso pastoral en el que hay que convivir con el Covid?

–Evidentemente hay un elemento de incertidumbre y preocupación. Por otra parte, la situación exige de todos mucha prudencia y un alto sentido de la responsabilidad. Pero, además, no puede faltarnos la esperanza: a pesar de las dificultades el Señor nos anima a seguir caminando. No podemos olvidar esta invitación tan insistente del Papa: “no se dejen robar la esperanza”.

–¿Cómo calificaría la respuesta de las instituciones eclesiales diocesanas ante las necesidades que se han derivado de esta pandemia?

–Creo que todos hemos hecho un gran esfuerzo: el propio obispado, instituciones de caridad, las parroquias etc., cada uno particularmente desde su competencia y responsabilidad. No estábamos preparados para esta situación pero nos hemos adaptado a ella y, al final, hemos cumplido nuestros compromisos sacramentales, catequéticos, asistenciales etc. En los próximos meses, hasta que tengamos la vacuna o terapias verdaderamente eficaces, tendremos que mantenernos en ese esfuerzo y, sobre todo, en tratar de penetrar en lo que el Señor quiere de nosotros en esta situación .

En su momento propusimos una reflexión que, trascendiendo lo inmediato, nos ayudara a extraer las grandes lecciones o enseñanzas que nacen de esta situación que nos toca vivir. Ojalá nuestras comunidades no dejen de hacer ese ejercicio de “ir más allá” y saber interpretar los “signos de los tiempos”, es decir, descubrir la presencia escondida de Dios y su llamada en medio de los acontecimientos históricos.

–Hay familias que tendrán que acostumbrarse a vivir por debajo de los umbrales de la pobreza, como consecuencia de la crisis económica generada por el covid. ¿Cómo se prepara la Iglesia en Plasencia para atender este reto social?

–No deberíamos acostumbrarnos nunca a eso. Contra la pobreza hay que luchar y solidarizarse con los más necesitados. Cáritas y otras instituciones diocesanas están en la vanguardia de esa solidaridad. Por otra parte, la Campaña “Corazones ejemplares”, puesta en marcha en nuestra diócesis, está llamada a encarar los problemas generados por la pandemia, en concreto desde el punto de vista económico y social, y atender a las personas y familias más necesitadas.

Hay que estar preparados para sostener en el tiempo esta actitud de solidaridad, pues la crisis social y económica va a ser más larga probablemente que la crisis sanitaria.

–Arrancamos el curso con una curia reformada, ¿qué áreas se van a reforzar en esta nueva etapa?

–La Curia es un organismo vivo y por tanto tiene que estar siempre en permanente reforma: “ecclesia semper reformanda” decía un viejo axioma teológico. Lógicamente en esas reformas son importantes las personas, pero no debemos olvidar que son imprescindibles los proyectos: la diócesis ha de tener esos proyectos para el corto, el medio y el largo plazo.

Como moderador de la Curia diocesana, función anexa a la de vicario general, quisiera que ésta fuera ágil y eficaz, incorporando, por ejemplo, las nuevas tecnologías, pero sobre todo que la Curia esté al servicio inmediato de la actividad pastoral de la diócesis en sus variadas dimensiones.

–¿Qué retos u objetivos afronta nuestra diócesis en este curso?

–Este curso es el tercero y último del Plan Pastoral 2018-2021 en torno a la pastoral familiar. Por tanto, en los próximos meses hay que ir diseñando el nuevo Plan para el trienio 2021-2024. Dicho lo cual, creo que tenemos que elaborar un plan estratégico global, que no se reduzca sólo a trienios de temáticas pastorales. Son necesarios también los proyectos de carácter estructural, de recursos humanos y materiales etc. Esas estrategias (sé que hay a quien no le gusta esta palabra) no son fruto de cálculos humanos sino que están llamadas a dar forma, aquí y ahora, a lo que es nuestra misión como iglesia diocesana. Hemos querido resumir esa misión en esta especie de lema o eslogan de la diócesis: “Tenemos que darte una buena noticia”. Y es que nuestro don y nuestra tarea es el evangelio de Jesús. Tenemos que volver ahí con renovado entusiasmo en un doble movimiento: ad intra para fortalecer nuestra fe y ad extra para ofrecerlo generosamente al mundo. Esa vuelta al evangelio tiene que convertirse, en mi opinión, en un auténtico programa de formación a nivel de toda la diócesis. Finalmente, creo que hay que destacar que probablemente a lo largo del curso que ahora comienza, tendrá lugar la ordenación de los dos primeros diáconos permanentes de la diócesis. Una excelente noticia…

(Iglesia en Plasencia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43528 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).