324.000 telespectadores siguieron la Eucaristía desde el Santuario de Chandavila

El arzobispo de Mérida, Monseñor Celso Morga, presidió el domingo la Eucaristía desde el Santuario de Chandavila, que pudo seguirse a través de la cadena de televisión TRECE. Según los estudios de audiencia, la cuota de pantalla de la retransmisión fue del 2,8% y la audiencia acumulada en de 324.000 espectadores.

Como hiciese ya en la apertura del Año Jubilar, el 27 de mayo pasado, don Celso recordó que recientemente se reunió con Marcelina, la vidente de la Virgen, que le confirmó la veracidad de las apariciones de la Virgen. El Arzobispo se refirió en su homilía al perdón como uno de los mensajes recibidos de la Virgen en sus apariciones de 1945 en este lugar, que está en la base de la paz. “El mensaje de Chandavila es un mensaje de perdón, que procede de Dios en su raíz y que ha de echar por tierra los muros del odio, del rencor y de la venganza… Este es sin duda el deseo de la Virgen de los Dolores y es también la única medicina que puede curar las enfermedades del corazón que aprisionan a tantos seres humanos” –dijo don Celso. “Los hombres y mujeres de nuestro tiempo necesitamos aprender a pedir perdón de corazón y, de corazón, aprender a perdonar. Es una gracias que le pedimos a la Virgen hoy” –continuó el arzobispo de Mérida-Badajoz.

Los cantos estuvieron a cargo de una representación del coro de la Catedral de Badajoz, dirigido por Fernando Domínguez, acompañado por otra representación del coro del propio santuario.

Al finalizar la misa el alcalde codoserano, Joaquín Tejero, le entregó al Arzobispo una balconera del Año Santo para que la cofradía la distribuya y obtenga fondos para el santuario. Desde el Ayuntamiento también se trabaja en un comic para los niños en el que se expliquen las apariciones.

(Archidiócesis de Mérida-Badajoz)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41507 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).