Propuestas para una catequesis segura

La Conferencia Episcopal Española por medio de la Comisión de Evangelización, Catequesis y Catecumenado está elaborando un documento guía para ofrecer a las diócesis en lo referente a la evangelización y catequesis en este tiempo de Covid.

El Consejo Episcopal, presidido por el señor Arzobispo, don Celso Morga, estudiaba este lunes un texto elaborado por la Delegación episcopal para la Catequesis en la que se ofrecen una serie de indicaciones de cara al curso catequético que estamos a punto de iniciar.

Nos encontramos en un momento especial y desde todas las diócesis se ve que es una oportunidad que abre las ventanas a optar, desde la creatividad, por una catequesis en la que desaparezca su vertiente escolar y se estructure como proceso en el que se conjugue la catequesis con la celebración litúrgica y esto permita que la Iniciación cristiana recobre su itinerario espiritual en el que prime la experiencia de la fe y la conversión; una catequesis que sea un aprendizaje de la vida cristiana, para lo que se le pueden dar a las familias unas pistas elaboradas por catequistas y el sacerdote de cara a la vivencia de la fe. Desde la Delegación de Catequesis se afirma que “debe ser algo sencillo y realizable, que ofrezca la práctica esencial de la fe, siempre en referencia con lo que en catequesis se le está impartiendo a los catequizandos”. También se destaca que “no podemos olvidar que los catequizandos han de participar en la Eucaristía dominical” y que “quizás, por el tema del aforo, puede ser conveniente que los que ya han realizado la Primera Comunión sean quienes participen con sus padres en la Misa”.

La propia Delegación hace hincapié en la importancia de la catequesis para los sacerdotes y su implicación especial en la misma: para hacer celebraciones, para impartir catequesis, para formar a los catequistas y para orientar y coordinar la catequesis en sus pequeños detalles.

En el caso que no se pudiese hacer la catequesis presencial porque las autoridades así lo determinasen, se invita a catequistas y sacerdotes a continuar con el itinerario catequético previsto en el catecismo y no ofrecer materiales digitales que nada tengan que ver con el camino que se está recorriendo en la iniciación a la fe. En este sentido, se señala que “primero nos corresponde marcar los pasos del itinerario catequético y posteriormente buscar los materiales que nos ayuden a ello y no al revés”.

Además de la Eucaristía dominical, de vivir el domingo como día del Señor, es necesario que el año litúrgico esté muy presente en el proceso. La iniciación a la vida litúrgica y sacramental obliga a que se realicen diferentes celebraciones de la Palabra, entregas etc. con los catequizandos. Dichas celebraciones han de estar incorporados en el proceso catequético que se está realizando y ayudarán a que después los catequizandos valoren la Eucaristía y puedan entender lo que en ella se celebra y su significado espiritual para ellos. “La celebración eucarística -destaca Francisco Romero- nos posibilita que realicemos dentro de ella una catequesis mistagógica que ayude a los catequizandos a entrar en su verdadero significado y en su valor espiritual”.

Otra propuesta es recuperar la dimensión kerigmática y mistagógica de la catequesis, tal y como lo señala el papa Francisco en Evangelii Gaudium y se subraya en el Nuevo Directorio de la Catequesis. “Lo Kerigmático nos recuerda -se dice desde la Delegación- que hemos de volver una y otra vez a lo realmente esencial y nuclear de la fe. Entrar en los sacramentos recibidos, descubrir su significado para la vida de fe y asumir el compromiso cristiano que de ello se deriva. El tiempo de pandemia nos permite dejar la mera transmisión doctrinal y, en los espacios amplios del templo parroquial, reunir a los catequizandos para ayudarles con catequesis kergimáticas y mistagógicas de alguien que tenga capacidad y cualidades paras llegar a los destinatarios”.

Francisco Romero manifiesta que “tenemos una oportunidad única para la relación personal y virtual de los catequistas y el sacerdote con las familias. Hay que crecer en esa colaboración estrecha a la hora de la transmisión de la fe y hay que buscar de modo creativo las formas de poder alcanzarlo, aunque sea paso a paso y poco a poco. Cuidar, al mismo tiempo, la acogida y el acompañamiento de los catequizandos y de sus familiares. También puede ser una oportunidad para renovar en las parroquias donde sea necesario los catequistas”.

Finalmente, se afirma que la religiosidad popular, con su fuerza y potencialidad, puede ser un medio que ayude mucho al crecimiento de la fe en estos momentos de pandemia, siempre que se utilice adecuadamente en los procesos catequéticos.

Indicaciones concretas…

Aspectos generales

  1. La opción es una catequesis presencial, una vez por semana, que tenga continuidad en la familia en el caso de los niños y los adolescentes.
  2. Se debe seguir el proceso de catequesis que nos señala el Catecismo y no ofrecer catequesis sueltas que no ayudan a los catequizandos y a sus familias a seguir la Iniciación cristiana que se está realizando.

Grupos

  1. El número de catequizandos no debe superar los diez.
  2. Se debe guardar una distancia de 1,5 m. entre cada catequizando. Si esto no se consigue hay que dividir los grupos, con lo que se puede aumentar el número de catequistas o hacer grupos más reducidos y que los catequistas den la catequesis dividiendo a su grupo en dos sesiones.
  3. Uso obligatorio de la mascarilla.
  4. Control de los grupos que cada día van a la catequesis y de las personas que han participado para que, en el caso de que se produzca una incidencia, el párroco pueda dar cuenta a las autoridades sanitarias.
  5. El Catecismo, los materiales de catequesis, cuadernos, libros, bolígrafos… cada cual debe tener los suyos, no compartirse. Evitar el uso de fotocopias y de materiales que no sean imprescindibles.

Acceso a las salas e higiene

  1. Los grupos deben entrar de manera escalonada.
  2. En cada sala debe haber gel hidroalcohólico y productos para desinfectar. No se debe desinfectar con paños, siempre con papel.
  3. Desinfectar la sala entre grupo y grupo y poner una alfombra en la entrada para desinfectar los zapatos.

(Archidiócesis de Mérida-Badajoz)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41441 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).