«La paciencia de Dios»

Dejamos atrás el verano y los días siguen transcurriendo a un ritmo inusual, distinto, que nos exige a todos un poco de paciencia. Y, así, con paciencia, nos enfrentamos a la incertidumbre y sinsabores que nos deja la Covid-19. En estos momentos, la paciencia es una de las virtudes más valiosa; una actitud que nos ha ayudado a muchos a tolerar, a comprender e incluso a soportar los contratiempos con fortaleza.

La paciencia atenúa la desesperación, nos lleva a la tranquilidad y a la paz; nos proporciona la serenidad necesaria para ver las cosas con equilibrio y sensatez; nos ayuda a adaptarnos a las circunstancias, haciendo que cualquier problema sea más fácil de afrontar. Pero no solo nos enseña a saber esperar, sino a hacerlo con una actitud positiva. No se trata de quedarse quieto y aguantar. Al contrario. La paciencia es activa. Es una respuesta basada en la sabiduría que exige poner en acción muchos de nuestros recursos emocionales. A veces, unos pocos segundos son suficientes. Se trata de un entrenamiento. Cuanto más la practiquemos, más pacientes seremos.

El papa Francisco dice al respecto: «Si no cultivamos la paciencia, siempre tendremos excusas para responder con ira y finalmente nos convertiremos en personas que no saben convivir» (Amoris Laetitia, 92). Cultivar la paciencia es el arte de saber esperar. Así nos lo enseña la naturaleza. Para recoger los frutos en óptimas condiciones hay que esperar el tiempo propicio. Y su secreto es, precisamente, su eterna paciencia.

Las semillas piden tiempo, esfuerzo y paciencia. Así también sucede en nuestra relación con Dios. Si vivimos unidos a Él, y conforme a su voluntad, obtendremos fruto espiritual. Pero no pretendamos cosechar el mismo día que sembramos. No pidamos a Dios que corra. Sus respuestas no son inmediatas, pero siempre llegan. Confiar en Él es poner nuestra vida en sus manos. Es mirar adelante con esperanza. Es mantenerse firme en las contrariedades. Es ser conscientes de nuestra fragilidad y nuestras limitaciones. Es dejarse llevar.

La vida misma es sembrar y recoger. En momentos difíciles, si cultivamos la paciencia también podemos ser sembradores de paz. Dios nos ayudará a ser más fuertes y pacientes y a vivir con más serenidad. Permitamos que Dios nos ayude. Él tiene paciencia con nosotros. Nunca se cansará de estar a nuestro lado. Es la infinita paciencia de Dios frente a la impaciencia del hombre.

Queridos hermanos y hermanas, cuando tengamos la tentación de perder la paciencia con alguien, pensemos en lo paciente que Dios es con nosotros. Santa Teresa de Jesús se dio cuenta de la importancia de esta virtud cuando afirmaba: «Nada te turbe, nada te espante. Quién a Dios tiene nada le falta. Nada te turbe, nada te espante, solo Dios basta. La paciencia todo lo alcanza». Con amor y paciencia casi nada es imposible.

† Card. Juan José Omella Omella
Arzobispo de Barcelona

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 338 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.