Fiesta de San Mateo

Queridos sacerdotes, diáconos, miembros de vida consagrada y fieles cristianos de la Iglesia diocesana:

Ante todo quiero expresaros mi cercanía y aliento en estos momentos duros y difíciles por los que estamos pasando. Son circunstancias que el evangelio nos clarifica con la hondura del Amor de Dios: “Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas se os añadirán. Por tanto, no os preocupéis por el mañana, porque el mañana traerá su propia preocupación. A cada día le basta su propio afán” (Mt 6, 33-34). Os recuerdo a todos desde el Corazón de Jesucristo y agradezco vuestra entrega generosa. No os dejéis llevar por la pesadumbre y el miedo; lo estáis haciendo muy bien. Comprendo que a veces nos acude la incertidumbre, pero tenemos una vida que bien merece la pena entregarla por caridad, un amor que trasciende hasta Vida eterna. Este es nuestro consuelo y la suerte que nos ha tocado. Seguid mostrando que nada vale tanto como poner la confianza en la Providencia de Dios que rige el mundo y nuestras vidas. San Mateo, cuya fiesta celebramos hoy, nos enseña que la fe en Jesucristo es lo mejor y nada ni nadie podrá vencer el Amor y la Misericordia de Dios.

Os animo a todos. Reforcemos la oración y la vida litúrgica en los sacramentos. Acudamos, con los cuidados sanitarios, a la Misa dominical y nos acerquemos al Sacramento de la penitencia. Roguemos a María Virgen que como Madre no se cansa de aliviarnos y sostenernos a fin de que el Reino de su Hijo Jesucristo siga creciendo.

Con el saludo fraterno mío y del Obispo Auxiliar D. Juan.

+ Francisco Pérez

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 348 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).