El cuidado de la creación

Queridos diocesanos:
El pasado mes de julio he decidido poner en marcha en nuestra Archidiócesis dos nuevas vicarías episcopales –para la Vida Consagrada y para Asuntos Económicos- y dos delegaciones pastorales nuevas –para la Espiritualidad y para el Cuidado de la Creación-, que quiero ir presentando en estos primeros “escritos semanales” del Padre nuestro del nuevo curso. Deseo
presentaros en primer lugar la nueva Delegación diocesana de la Pastoral para el Cuidado de la
Creación, al frente de la cual he nombrando delegado a D. Javier Gómez-Elvira González.

Con esta nueva delegación pastoral, quiero que nuestra diócesis refuerce su compromiso ecológico y medioambiental en sintonía con el mensaje proclamado por el Papa Francisco en la carta encíclica Laudato Si’, en el quinto aniversario de su publicación (24 de mayo de 2015), al hilo de las iniciativas impulsadas por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano
Integral.

Muchos recordaréis que, en este importante documento, el papa Francisco denunciaba la degradación que sufre nuestro mundo, nuestra casa común, y llamaba a todos a un serio compromiso en su cuidado y protección. Además de señalar las causas de la actual crisis ecológica (degradación y contaminación de tierras, desertificación, escasez y contaminación del agua,
etc…), presentaba a la luz de la Revelación el valor y el sentido de la creación, cuyo centro es el ser humano creado a imagen y semejanza de Dios, y proponía una ecología integral, capaz de involucrar tanto a cada persona como a la política internacional, señalando un camino educativo en la experiencia espiritual cristiana.

El papa nos recordaba la íntima relación que se da entre los pobres y la fragilidad del planeta -en este mundo en que todo está conectado- y las dramáticas consecuencias tanto sociales como ecológicas del vigente “modelo tecnocrático”. De ahí que invitara a buscar otros modos de entender la economía y el progreso, reconociendo el valor propio de cada criatura y la propuesta de un nuevo estilo de vida. Cuidar de la creación es obligación ineludible de todo cristiano, pues la quiebra del planeta común afecta trágicamente a los seres humanos, especialmente a los pobres. Como dice el Papa “vivir la vocación de ser protectores de la obra de Dios es parte esencial de una existencia virtuosa, no consiste en algo opcional ni en un aspecto secundario de la experiencia cristiana” (LS 217). Es urgente una verdadera conversión ecológica plena: una conversión
cristiana completa que haga suyo el espíritu de San Francisco de Asís. Es tiempo de actuar y de dar una respuesta de amor e inteligencia a todos los problemas ambientales: la ecología o es cristiana o no es ecología integral.

Con esta nueva delegación, nuestra diócesis contará con un equipo de personas comprometidas con el cuidado de la creación y la búsqueda de un desarrollo humano integral. Os pido que colaboréis con ellos desde las parroquias y las demás realidades eclesiales Sus objetivos serán generar comunión eclesial al servicio de la ecología integral; promover y apoyar las
iniciativas del Papa y de los obispos, así como la formación teórica y práctica en la Laudato Si’. También deseo que esta delegación promueva dentro de la Iglesia la aplicación de buenas prácticas ambientales y el diálogo con la ciencia, el mundo académico, las plataformas del tercer sector y otras confesiones y religiones. Y por supuesto orar y celebrar juntos el don y el regalo de la creación.

Dos iniciativas pueden marcar este curso para esta delegación: Por una parte, el Jubileo de la tierra que arrancaba el pasado 1 de septiembre y que espero concluir el próximo 4 de octubre, fiesta de San Francisco de Asís, con una Vigilia de Oración. Por otra, en el marco del Año Santo Guadalupense, promover los caminos de peregrinación a Guadalupe, fomentando el
conocimiento y disfrute de sus extraordinarios valores naturales como apoyo de un itinerario de conversión integral.

Con mi bendición.
+ Francisco Cerro Chaves
Arzobispo de Toledo
Primado de España

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 202 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.