Apertura del curso pastoral

Nos disponemos a iniciar el nuevo curso pastoral con una Jornada diocesana, el día 19 de septiembre en el Seminario diocesano Mater Dei. Lo haremos en momentos de incertidumbre y de preocupación ante la pandemia del Covid-19. En esta situación ponemos nuestra confianza en el amor de Dios. Sabemos, con la certeza que nos da la fe, que el Señor resucitado está presente y actuante por la fuerza del Espíritu Santo en medio de nosotros. Dios nos ama y nunca nos abandona.

También y precisamente en esta situación de crisis sanitaria, con sus graves consecuencias económicas, laborales, sociales y políticas, nos apremia el amor de Cristo que nos llama a evangelizar. Hoy como ayer, el Señor Jesús nos envía a anunciar, celebrar, vivir y testimoniar con alegría y esperanza la buena Noticia del amor de Dios, más, si cabe, en estos momentos de especial dificultad.

Dios ha querido que, precisamente en estos tiempos de pandemia, la caridad y la justicia sean el objetivo de nuestra programación pastoral para este curso. Siguiendo el mandato del Señor, nuestra Iglesia nos llama a “vivir el mandamiento del amor y el compromiso por la justicia como servicio a los más necesitados y testimonio de fe”. El mandamiento del amor y el compromiso por la justicia serán los acentos especiales de la acción pastoral de nuestra Iglesia de Segorbe-Castellón este curso.

El amor de Dios, ofrecido en Cristo, es la raíz y el fundamento de todo; es lo primero y lo más original de la fe cristiana. Dios es Amor, en sí mismo y para nosotros. Al decir que “Dios es amor” (1 Jn 4, 16), afirmamos que Dios ama a todas y cada una de sus criaturas. El amor a Dios es nuestra respuesta a este amor que nos precede y que es inseparable del amor al prójimo. Este amor de Dios, a Dios y al prójimo, nos ha llevar también a la búsqueda del bien común: es un amor o caridad social, que aúna el amor y la justicia: “La caridad que ama y sirve a la persona no puede jamás ser separada de la justicia: una y otra, cada una a su modo, exigen el efectivo reconocimiento pleno de los derechos de la persona, a la que está ordenada la sociedad con todas sus estructuras e instituciones” (San Juan Pablo II, Christifideles Laici, 42).

Cuantos integramos la Iglesia diocesana estamos llamados a ser testigos de este amor de Dios en nuestras relaciones personales, familiares, laborales, económicas, sociales y políticas.

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Mons. Casimiro Lopez Llorente
Acerca de Mons. Casimiro Lopez Llorente 396 Articles
Nació en el Burgo de Osma (Soria) el 10 de noviembre de 1950. Cursó los estudios clásicos y de filosofía en el Seminario Diocesano de Osma-Soria. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de El Burgo de Osma el 6 de abril de 1975. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en 1979 la Licenciatura en Derecho Canónico en el Kanonistisches Institut de la Ludwig-Maximilians Universität de Munich (Alemania). En la misma Universidad realizó los cursos para el doctorado en Derecho Canónico. El 2 de febrero de 2001 fue nombrado Obispo de Zamora. Recibió la Ordenación episcopal el 25 de marzo de 2001. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.