La experiencia con la pandemia de las Hermanas del Amor de Dios en Mexicali

Somos una comunidad de cinco Hermanas del Amor de Dios, Congregación fundada por el Venerable Jerónimo Mariano Usera y Alarcón. Vivimos en Mexicali, México, en una zona muy vulnerable de la periferia noroeste de la ciudad.

Nuestra misión evangelizadora la realizamos desde la educación en un Colegio que cuenta con 2° y 3° de Educación Infantil y Primaria (estamos construyendo la Secundaria), y en la Pastoral parroquial, sobre todo, en la catequesis de preparación para los Sacramentos.

En el colegio atendemos a unas 300 familias de muy, muy bajos recursos y donde nuestra prioridad es la educación en valores desde el Evangelio, al estilo de Jesús y a la luz del carisma Amor de Dios. En la Pastoral parroquial atendemos cinco capillas con unos 500 niños a los que también se atiende y se sigue formando en línea (online) o como se puede, pues los recursos son muy rudimentarios.

Era el 16 de marzo y nos despertamos con la noticia de que las clases se suspendían. Surgió el primer caso de Covid-19 en Mexicali, se suspendieron todas las actividades no esenciales en el Estado. Y así, apresuradamente, se despidió a los niños a sus casas hasta nuevo aviso. Y surgió el primer problema ¿cómo dar seguimiento a los alumnos? Y sin más preámbulo, los docentes comenzaron a involucrarse con las nuevas tecnologías para seguir el proceso de enseñanza-aprendizaje. Nuestros niños y familias quedaron confinados en sus casas, para muchos un “cuartito”, y sin muchos medios para seguir las clases online, pues ni todos tienen computadora ni todos cuentan con celulares disponibles. De esta forma, comenzó la comunicación hermanas-docentes-padres de familia-niños, y con esta comunicación, también llegaron las primeras malas noticias:

– “Maestras, recen por mi abuelita, que se contagió de Covid y está muy enferma”; -maestra, ¿está usted enterada que el papá de tal niño está contagiado?; -maestra, por favor, recen por mi abuelita que acaba de morir; -hermanas, por favor, recen por este sacerdote que ha muerto y por los que se han contagiado” y así sucesivamente, fueron llegando las noticias de personas cercanas, familiares y bienhechores que ¿quién sabe cómo? se contagiaron.

En el Colegio tenemos muchos papás que se quedaron sin trabajo, muchos familiares contagiados: papas, tíos, primos…, abuelitos que se fueron con Dios sin despedirse… lo que ocasiona un ambiente de miedo, confusión, ansiedad… Personas que, sin conocernos, se han acercado a pedir alimentos, porque quedaron sin trabajo y no tenían nada que llevarse a la boca.

Ante esta situación, la comunidad se comprometió a tener una hora de adoración al Santísimo, a la que se podían unir todas las familias desde sus casas, para pedir la protección y la ayuda del Señor para todos. Y ante la incertidumbre y confusión, ¿qué hemos hecho?  Avivar la fe, la confianza en el Señor, animar, consolar, alentar la vida y en solidaridad universal, inculcar el cuidado personal y de los demás. Las familias del colegio se unieron a las celebraciones Eucarísticas por distintos medios, abrieron espacios de oración en sus hogares para unirse a la oración de la Iglesia por el fin de la pandemia y para rogar por todos.

Nuestra comunidad ha estado siempre abierta para acoger y atender a todos los que han pasado por aquí, buscando consuelo, orientación, desahogo o alimentos. Las hermanas hemos intentado ser fuente de esperanza, fortaleza y ánimo para todos y confiamos en la misericordia de Dios, que escuchará las oraciones y pronto podremos retomar la normalidad de la vida.

(Confer)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41516 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).