¡Vaya tozolada!

¡Quién iba a sospechar que, en este mundo tan tecnócrata como autosuficiente, pudiéramos vivir una situación tan dantesca! Con todo, creo humildemente que la «peste» más letal en nuestro siglo sigue siendo la amnesia. No es tiempo para justificarse, excusarse o culpabilizar a los demás, sino para preguntarse con sinceridad: ¿a qué jugabas hasta ahora?, ¿qué sentido tenía todo lo que hacías?, ¿quién te hubiera llorado o acompañado en tu último viaje si hubieras sido uno de los miles de fallecidos? La solidaridad vecinal, la cohesión social, la fraternidad, la comunión que ha aflorado entre las personas se ha convertido, una vez más, en el antídoto de «serie» que se activa automáticamente en nuestro corazón cuando emerge algún ser extraño que pretende desestabilizar su vida o su hábitat.

La «tozolada», como dirían en mi pueblo, ha sido «morrocotuda» Nos ha tocado morder el polvo y descubrir qué fácilmente se desbaratan nuestros cálculos y proyectos personales. También nos ha hecho más humildes y realistas, cómo ante lo esencial nos sentimos desvalidos y experimentamos la dependencia más absoluta de Dios. La sanación física o espiritual no está a nuestro alcance sino que viene siempre de fuera.

Nuestro pueblo ha afrontado en otros tiempos retos similares: guerras, desastres naturales, epidemias… De todos ha sabido levantarse, y ha salido incluso más fortalecido. A través de estas líneas quisiera, en primer lugar, expresar mi gratitud a cada uno de los hijos del Alto Aragón que durante este tiempo de pandemia, arriesgando incluso su vida, han estado trabajando POR y PARA nosotros Y al mismo tiempo, expresar mi condolencia a quienes han sufrido en carne propia los efectos devastadores de esta pandemia, a los enfermos, a los fallecidos, a los familiares de unos y de otros.

Tengo el presentimiento de que ni la entrega, ni la generosidad, ni el sufrimiento, ni la muerte que ha acarreado este virus va a quedar infecundo. Ojalá logremos despertarnos del sueño letal en que estamos sumidos y logremos «revertir» el orden de la creación, anticipando ya aquí el cielo prometido.

Con mi afecto y bendición.
+ Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 112 Articles
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.