Comunicado del obispado de Tarazona ante la propagación de la Covid-19 en Aragón

El Obispado de Tarazona ha recibido una comunicación de la Consejería de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón, en la que informa de la evolución epidemiológica de la Covid-19 en nuestra comunidad autónoma durante las últimas semanas.

La carta señala que esta evolución “ha generado una situación dinámica que obliga a endurecer las medidas para dificultar al máximo la propagación del virus”. Por todo ello, desde el Gobierno de Aragón se solicita a las autoridades eclesiásticas que “reconsideren la idoneidad de la celebración de actos que abran la puerta a generar concentraciones de personas que, si bien puedan cumplir las medidas sanitarias de protección durante su desarrollo, fomenten los contactos interpersonales y dificulten el seguimiento y rastreo de los mismos ante un posible caso positivo por coronavirus”.

Ante esta solicitud del Gobierno de Aragón, el Obispado de Tarazona adopta las siguientes medidas:

  1. Se recomienda encarecidamente a todos los sacerdotes y rectores de iglesias y templos que no se celebren actos fuera de los mismos —celebraciones litúrgicas, procesiones, romerías, etc.—,“que fomenten los contactos interpersonales y dificulten el seguimiento y rastreo de los mismos ante un posible caso positivo por coronavirus”.
  2. Dentro de las iglesias y templos, los actos de culto deben celebrarse observando estrictamente las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias y respetando la distancia de seguridad y la capacidad autorizada del lugar.
  3. El Obispado de Tarazona hace un llamamiento a sacerdotes, miembros de vida consagrada y fieles laicos a la vigilancia, tomando todas las medidas necesarias para evitar posibles rebrotes del coronavirus.

Tarazona, 23 de julio de 2020

(Diócesis de Tarazona)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42474 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).