Gentes del Carmen y del mar

Queridos hermanos y hermanas de Mondoñedo-Ferrol:

Un saludo cordial en Jesucristo, el Hijo de Dios nacido de María Virgen, timonel de la bella y frágil barca de la humanidad, tal y como la hemos descubierto singularmente durante este tiempo de pandemia. Saludo con especial cercanía y afecto a los hombres y mujeres del mar junto con sus familias en la fiesta de la Virgen del Carmen.

Este año se conmemora el centenario del apostolado del mar, recordando que en 1920 se fundó el primer centro Stella Maris como respuesta pastoral a las necesidades de las gentes del mar en puertos extranjeros. Lo que se había venido realizando de muchas formas anteriormente tomó cuerpo de compromiso en la Iglesia, llegando a servir a las gentes del mar durante cien años y con presencia actualmente en más de trescientos puertos de cincuenta y seis países.

La Virgen del Carmen nos invita a mirarnos en los ojos de los hombres y mujeres del mar sintiéndonos todos gentes del Carmen y del mar. María es estrella que guía y protege a los trabajadores del mar y a sus familias, tanto en el puerto como en la singladura. En casa y en el barco se invoca a Nuestra Señora del Carmen pidiendo su protección durante el trabajo y el temporal, así como consuelo y acierto para surcar los mares y llegar a buen puerto.

Con este mismo espíritu, podemos hacer nuestras las preocupaciones de tantas personas que trabajan directa e indirectamente en las faenas del mar. En medio de la emergencia sanitaria y de dificultades inimaginables, han contribuido a sostener la economía y el abastecimiento de primera necesidad por medio del transporte de productos básicos. Son igual que tantos claros destinatarios de nuestros aplausos. Aún más, si cabe, cuando a las dificultades que ya arrastraban se suman ahora las que el «coronavirus» les ha traído, tales como un tiempo más prolongado sin reunirse con sus familias, restricciones para desembarcar o el aumento de la incertidumbre económica del sector.

De un modo diferente este 16 de julio de 2020, privados de las tradicionales procesiones, pero con fe profunda de gentes del Carmen y del mar, honramos a quienes han perdido la vida en el mar y elevamos una sentida oración por ellos.

Hermanos y hermanas, os invito a renovar la confianza en Nuestra Señora del Carmen. Con Ella respiramos la reconfortante brisa marina de consuelo y esperanza que viene de Dios para compartirla con tantos hermanos nuestros necesitados, hijos de un mismo Padre y de una misma Madre. Ella es la estrella inigualable en la difícil travesía universal de la pandemia del «coronavirus» y de cualquier mar proceloso. Mirando a la estrella, invocando a María, confiamos el timón a su hijo Jesús, Cristo vivo, y continuamos bregando mar adentro con la prudencia y respeto que requiere cualquier tempestad, pero con la confianza y seguridad que Dios nos otorga generosamente.

Os encomiendo en una sencilla plegaria esperanzada con mi afecto y bendición.

 

✠ Luis Ángel de las Heras, cmf

Obispo de Mondoñedo-Ferrol

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal
Acerca de Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal 29 Articles
Nació en Segovia el 14 de junio de 1963. A los 14 años ingresó en el seminario menor de los claretianos de Segovia. En 1981 comenzó el año de noviciado en Los Negrales (Madrid), donde hizo su primera profesión el 8 de septiembre de 1982. Este mismo año inició los estudios filosófico-teológicos en el Estudio Teológico Claretiano de Colmenar Viejo, en Madrid, (afiliado a la Universidad Pontificia Comillas). Emitió la profesión perpetua el 26 de abril de 1986, año en que concluye la Licenciatura en Estudios Eclesiásticos. Al concluir la formación inicial, fue destinado al Equipo de Pastoral Juvenil de la provincia claretiana de Castilla, a la vez que cursó estudios de Licenciatura en Ciencias de la Educación en la Universidad Pontificia Comillas. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de octubre de 1988. Inició su ministerio sacerdotal, en 1989, en las parroquias que los claretianos tienen encomendadas en el barrio madrileño de Puente de Vallecas (Santo Ángel de la Guarda y Nuestra Señora de la Aurora). Un año más tarde, en 1990, con otros claretianos y algunos laicos de la Parroquia, fundó la Asociación “Proyecto Aurora” (dedicada a la atención y acogida de drogodependientes en coordinación con “Proyecto Hombre”) y la dirigió durante seis años. Participó también durante 9 años en la animación de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC) de la antigua provincia claretiana de Castilla. En septiembre de 1995 es nombrado auxiliar del prefecto de Estudiantes en el Seminario de Colmenar Viejo. Después fue formador de postulantes, superior y maestro de novicios en Los Negrales (Madrid). En Colmenar Viejo ejerce también como consultor, vicario provincial y prefecto de los seminaristas Mayores. En la Confederación Claretiana de Aragón, Castilla y León fue delegado de formación del Superior de la Confederación, de 2004 a 2007. Este último año fue elegido prefecto de Espiritualidad y Formación de la Provincia claretiana de Santiago. Durante el sexenio 2007-2012 fue también vicario provincial y prefecto de Estudiantes y Postulantes en Colmenar Viejo, así como profesor en el Instituto Teológico de Vida Religiosa y en la Escuela Regina Apostolorum de Madrid. El 31 de diciembre 2012 fue elegido Superior Provincial de los Misioneros Claretianos de la Provincia de Santiago. El 13 de noviembre de 2013 presidente de CONFER. El 16 de marzo de 2016 se hace público su nombramiento como obispo de Mondoñedo-Ferrol y toma posesión de la diócesis el día 7 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es actualmente miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, Comisión a la que se incorporó en la Plenaria de noviembre de 2016.