Chile: Prosigue la campaña de Caritas «Nadie se salva solo»

Otras 55 Cajas Solidarias que contienen productos de primera necesidad entre alimentos no perecederos y productos para la higiene personal diaria están llegando a los migrantes y habitantes de la zona de Pan de Azúcar en Coquimbo, en Chile, además de las ya enviadas a varias comunidades en riesgo como parte de la campaña «Nadie se salva solo» que Caritas Chile ha puesto en marcha durante la emergencia causada por el coronavirus. En su página Web, la Conferencia Episcopal de Chile, un país donde, afortunadamente, en las últimas 24 horas se registra la menor tasa de infección del último mes y medio.

Pandemia social, económica y sanitaria

La Pastoral Social de Cáritas de la Arquidiócesis de La Serena continúa, por lo tanto, su labor de solidaridad con las personas que más lo necesitan, situación que se ha agravado en los últimos meses a causa de la pandemia social, económica y sanitaria que está viviendo su población. Y de hecho informan:

“Hace unos días, las comunidades San Juan Evangelista y San Marcelino Champagnat, ambas ubicadas en el sector de Las Compañías, en La Serena, junto con las parroquias San Juan Bautista de Coquimbo y San José de Algarrobito, recibieron un total de 150 Cajas Solidarias como resultado de la campaña ‘Nadie se salva solo’”

Además, el Padre Francisco Mesa, Administrador parroquial de la comunidad ubicada en el sector oriental de Coquimbo comentó:

“Hay muchas familias que necesitan ayuda, por lo que naturalmente agradecemos a quienes han contribuido para hacer que esto sea una realidad”

Iglesia cercana a quien se encuentra en la adversidad

Mientras tanto, Junior Daza, responsable de la Oficina Arquidiocesana para la Atención a los migrantes, se refirió a la asistencia prestada a personas procedentes de otras latitudes debido a las numerosas dificultades que han surgido en las últimas semanas:

“Muchos hermanos que han venido de otros países en busca de una oportunidad en la vida están pasando por un momento difícil a causa de la pandemia y se han quedado sin una fuente de empleo. Otros han perdido sus casas porque no pueden pagar el alquiler y han tenido dificultades para comprar la comida. Estas Cajas Solidarias son una forma de estar presente y sentir que la Iglesia está con ellos en la adversidad”

 

 

Vatican News