Recuperando la vida prudentemente, sin prisa ni ansiedad

Tras la tormenta que nos desbarató agendas, vivencias y convivencias, sumiéndonos en un confinamiento con el que nadie contaba, vamos recuperando poco a poco cuanto dábamos por supuesto sin más. Los abrazos llenos de afecto y amistad, encontrarnos con la gente que queremos, el ir y venir a nuestro trabajo, nuestros deportes y divertimentos, el ocio, la cultura y la expresión de la fe. El poder regresar a los templos donde somos esperados y mirados con verdadero respeto, bajo la mirada de María y nuestros Santos, en el encuentro con el Señor, con su Palabra y los sacramentos. Deseamos que todo vaya entrando en la normalidad que nos secuestró una pandemia malhadada que tan alto precio en tantos sentidos nos ha obligado a pagar. Es momento para hacer este regreso con cautela prudente. Pues podríamos relajarnos en una confianza ansiosa, y dejar de observar las medidas que nos seguimos dando. Ya hay avisos en tantas partes, cuando no cuidamos aquello que debemos continuar observando. Sería tremendo que, por un mal planteamiento de la prisa y de las ganas, estuviésemos quemando etapas y saltándonos las medidas que acompañan este lento proceso, cayendo y hacer caer a otros en un riesgo en el que nos jugamos tantas cosas preciosas, como hemos podido comprobar durante estos meses en carne propia y en la de personas cercanas y queridas.

Nuestras Autoridades sanitarias de Asturias han dictaminado una prolija normativa para este momento del proceso. Y ahí se abordan los usos para los diferentes escenarios posibles bajo techo o al aire libre. No hay una especial novedad en lo que se refiere a la praxis que veníamos teniendo en nuestro ámbito de actividades religiosas (celebraciones litúrgicas, seguridad en los templos, espacios de atención sacramental, caritativa, catequética o social). Tras haber consultado con nuestras Autoridades del Principado de Asturias, estas serían las pautas que vienen a concretar lo que genéricamente se dado para todos en ese documento de vinculante aplicación:

  1. El aforo en nuestros templos y el uso de mascarillas.-Se mantiene un 75% con estas nuevas medidas. El uso de las mascarillas seguirá siendo obligatorio y habrá que garantizar una distancia mínima de 1’5 metros entre las personas.
  2. Celebraciones sacramentales y funerales.-Se aplican las mismas medidas de flexibilización en actos de carácter social que para nosotros son las celebraciones sacramentales, los velatorios y exequias. Rige lo indicado respecto del aforo en templos y el uso de mascarillas.
  3. Indicaciones que siguen estando vigentes: Diariamente deberán realizarse tareas de desinfección de los espacios utilizados, así como los objetos que se tocan con mayor frecuencia. Se organizarán las entradas y salidas para evitar aglomeraciones de personas en los accesos e inmediaciones de los lugares de culto. Se dispondrán los dispensadores de geles hidroalcohólicos en lugares visibles. No se permitirá el uso de agua bendita en las pilas al efecto. Se evitará el contacto interpersonal, así como tocar o besar objetos de devoción comunitaria. Los coros se situarán al menos a cuatro metros de los asistentes manteniendo una distancia de seguridad mínima de 1,5 metros entre sus integrantes.
  4. Romerías y procesiones. En este tipo de expresiones religiosas al aire libre estamos dentro de las medidas de protección universales: el mantenimiento de la distancia mínima de 1,5 metros y la utilización obligatoria de mascarilla. Tal y como se indica en la normativa, corresponderá a los organizadores o convocantes, proceder, antes de su celebración, a la evaluación del riesgo global del evento.

Nos seguimos acompañando unos a otros, cuidándonos recíprocamente, con la confianza puesta en Dios que todo lo puede, y aprendiendo a mirar las circunstancias como sus ojos las contemplan.

+ Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo

Mons. Jesús Sanz
Acerca de Mons. Jesús Sanz 368 Articles
Mons. Jesús Sanz Montes nació en Madrid el 18 de enero de 1955. Ingresa en el Seminario Conciliar de Toledo en 1975 donde realiza los estudios institucionales teológicos (1975-1981). En 1981 ingresa en la Orden Franciscana, haciendo su profesión solemne el 14 de septiembre de 1985 en Toledo. Es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1986 en Alcorcón (Madrid). El 14 de diciembre de 2003 es ordenado obispo en la Catedral de Huesca. En la actualidad es Arzobispo de Oviedo y Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española.