Me apunto a Religión

Queridos padres:

Ante el periodo de matriculación que se abre próximamente en nuestra Comunidad Autónoma de Castilla y León, me dirijo a vosotros como responsables primeros de la educación de vuestros hijos.

Hemos pasado momentos difíciles y seguimos luchando contra el coronavirus. Deseo que gocéis de buena salud y que vuestros hijos se encuentren bien. Una de las primeras medidas tomadas en la lucha contra la propagación del COVID-19 fue el cierre de los centros de educación. Estamos todavía en un momento de mucha incertidumbre ante la posible evolución del virus y cómo afectará al próximo curso escolar.

No obstante, os animo a que apuntéis a vuestros hijos a la clase de Religión Católica. No es necesario insistir en que es un derecho recogido en la Constitución Española y en los Acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede. Sólo querría hacer una observación que es evidente: aunque las leyes no recogieran el derecho a la formación religiosa y moral de los niños según las propias convicciones de sus padres, el derecho seguiría existiendo. Las leyes lo que hacen es proteger los derechos de los ciudadanos para que puedan ser ejercidos en libertad.

La formación religiosa católica es una materia más dentro de la escuela, con su contenido, su método de conocimiento, su pedagogía y su didáctica. Es una ciencia religiosa que nos trasmite los fundamentos racionales de la fe y de la cultura cristiana que impregnan nuestra sociedad europea. No olvidemos nunca que uno de los tres pilares sobre los que se sustenta la cultura occidental europea es el cristianismo. Estudiar Religión Católica da calidad a la educación de vuestros hijos. Además, ayuda a entender el resto de materias como literatura, filosofía, arte, nuestro patrimonio histórico y artístico, historia, etc. Es evidente que, sin el conocimiento de la cultura cristiana, todo esto sería mucho más difícil de comprender.

La realidad del coronavirus ha despertado en nuestra sociedad muchos valores como la solidaridad, el compañerismo, la entrega profesional. Y también ha suscitado muchos interrogantes ante la fragilidad de la vida y la limitación de una medicina que nos parecía invencible. En la clase de Religión Católica vuestros hijos reciben los valores que ayudan a enfrentar la vida desde los valores humanos y cristianos, así como las preguntas fundamentales del ser humano sobre la vida, las preguntas que tocan el corazón y a las que da respuesta nuestra fe en Cristo.

Queridos niños y jóvenes en edad escolar: atreveos a entrar en la aventura de la clase de Religión. Vuestros profesores están dispuestos a dar todo de sí mismos para que saquéis vuestra mejor versión. Os animo a que os matriculéis en la clase de Religión Católica. No es lo mismo que ir a catequesis. La catequesis se da en la parroquia., la clase de Religión en la escuela. Catequesis y clase de Religión Católica no son la misma cosa. Una no excluye a la otra, sino que se necesitan porque son complementarias. Ánimo.

Con mi afecto y bendición,

† Abilio Martínez Varea
Obispo de Osma-Soria

Mons. Abilio Martínez Varea
Acerca de Mons. Abilio Martínez Varea 30 Articles
El obispo electo de Osma-Soria nació en Autol (La Rioja) el 29 de enero de 1964. Ingresó en el seminario diocesano de Logroño, donde estudió Filosofía y Teología entre los años 1982 y 1987. Después se trasladó a Roma, donde obtuvo la licenciatura en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (1989). Fue ordenado sacerdote el 30 de septiembre de 1989. Su ministerio sacerdotal lo ha desarrollado en la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Su primer destino fue como vicario parroquial de la parroquia de San Barlotomé de Aldeanueva de Ebro (La Rioja) (1989-1994). Entre 1994 y 1996 realizó los cursos de doctorado en la Universidad Pontificia de Salamanca. A su regreso, fue nombrado vicario parroquial de San Pío X de Logroño. Ha desempañado los cargos de delegado de Apostolado Seglar, profesor en el instituto diocesano de Ciencias Religiosas y delegado de Enseñanza. Desde el año 2005 es vicario episcopal de Pastoral y Enseñanza.