Los seminaristas de la diócesis de Burgos vuelven a la «normalidad»

En la diócesis de Burgos el Seminario de San José va recuperando poco a poco la normalidad. Tras pasar la cuarentena en sus respectivos hogares manteniendo siempre el contacto con sus formadores y realizado alguna sesión de formación por vía telemática, los seminaristas mayores retornan al edificio del Paseo del Empecinado para convivir de nuevo juntos mientras realizan presencialmente los exámenes del segundo semestre en la Facultad de Teología. Después de realizar un test del virus, con resultado negativo para todos ellos, desde hace dos semanas prosiguen su formación al sacerdocio con una vida que conjuga la convivencia, el estudio y la oración.

A su regreso, y aprovechando la presencia del albergue en las instalaciones del Seminario, han tenido ocasión de conocer la realidad de las personas sin hogar. Una charla con algunos de los trabajadores de Caritas diocesana, una tertulia con los usuarios del albergue y unos partidos de fútbol y baloncesto han servido para conocerse mutuamente, descubrir la vida cotidiana y los motivos que les han traído hasta aquí a ambos colectivos –seminaristas y personas sin hogar–, que estos días han compartido vivienda bajo el mismo techo.

También el Seminario Menor

Los seminaristas menores, por su parte, han seguido desde sus casas el curso a través de distintas plataformas digitales con la implicación de profesores y familias. No se ha dejado de mantener el contacto regular y no han faltado las iniciativas creativas para rezar, formarse, e incluso, jugar a distancia.

Este verano, ante la dificultad para llevar a cabo los campamentos habituales en Gallejones de Zamanzas, esperan poder vivir una convivencia y campamento urbano en el mismo Seminario de San José, del 20 al 26 de julio.

(Archidiócesis de Burgos)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41564 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).