Polonia celebra centenario del nacimiento del Papa Wojtyła

San Juan Pablo II

El 18 de mayo de 1920, hace exactamente cien años, nació Karol Wojtyła, futuro Papa Juan Pablo II y futuro Santo.  Se llevaron a cabo muchas celebraciones en diferentes partes del mundo para conmemorar este aniversario. En particular en Polonia, su país natal, los obispos locales celebraron el aniversario con varias misas, tanto ayer como hoy. Tres ciudades estaban involucradas: Cracovia, Wadowice y Kalwaria Zebrzydowska.

De la primera ciudad, el Papa Wojtyła fue arzobispo de 1964 a 1978, en la segunda  nació, mientras que en la tercera ciudad se alberga el Santuario de los Padres Bernardinos visitado por el entonces futuro Papa en varias ocasiones. Para celebrar la misa en Cracovia, en el Santuario que lleva el nombre de San Juan Pablo II, estaba el arzobispo emérito de la ciudad, el cardenal Stanislaw Dziwisz, que era el secretario especial del Pontífice polaco. En su homilía, el cardenal describió al difunto Papa como «un bello y fuerte ejemplo del ministerio pastoral del obispo en la Iglesia». Después de la celebración eucarística, los prelados polacos, junto con el Nuncio Apostólico del país, el arzobispo Salvatore Pennacchio, escucharon un concierto en honor de Karol Wojtyła.

Esta mañana, sin embargo, en Kalwaria Zebrzydowska, también conocida como «la Jerusalén polaca», la Conferencia Episcopal confió a la Iglesia polaca la protección de la Virgen María, recordando también que en el santuario local Juan Pablo II peregrinó a menudo, la primera vez acompañado por su padre, después de la muerte de su madre.

Finalmente, los obispos polacos celebraron la Santa Misa en la Basílica de la Presentación de la Santísima Virgen María en Wadowice, donde Karol Wojtyła fue bautizado el 20 de junio de 1920. La Eucaristía fue presidida por el Arzobispo Stanisław Gądecki, Metropolitano de Poznań y Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, quien dijo en su homilía: «San Juan Pablo II fue un gran regalo de Dios para Polonia, Europa, el mundo y la Iglesia, y fue una conciencia para el mundo. El presidente de los obispos también recordó el servicio prestado por el Papa polaco, a lo largo de su vida, «a Dios y al hombre: enseñó a vivir y vivió como enseñó». No sólo habló de la oración, sino que rezó de verdad. No sólo pidió amar a todos, sino que los amaba a todos y esto se sentía en cada palabra y cada gesto».

 

 

Ciudad del Vaticano