La diócesis de Segorbe-Castellón presenta el nuevo proyecto de acogida de personas sin hogar de Cáritas en Vila-real

(Diócesis de Segorbe-Castellón)

En la mañana del viernes 12 de junio, se presentó el nuevo proyecto que dará continuidad a la labor del centro de acogida El Pati, en Vila-real, y el acompañamiento por parte de Cáritas para ayudar a personas sin hogar a insertarse de nuevo en la sociedad. Con el nuevo complejo, que también cuenta con una capilla y locales de la parroquia de los Santos Evangelistas, se triplicará la capacidad, pudiendo acoger a 32 personas. El Obispo manifestó su satisfacción por esta iniciativa, al tiempo que recordaba que «la Iglesia siempre acoge a los más pobres».

El director de Cáritas Diocesana, Juan Manuel Aragonés, recordó que El Pati se fundó en 1992, hace 28 años, a iniciativa del entonces obispo diocesano, D. José María Cases. El objetivo era realizar un «itinerario de inserción de personas sin hogar». En 2017 se detectó aluminosis en el edificio y se tuvo que derrumbar. La decena de participantes albergados se alojaron en dos pisos de Cáritas Interparroquial, pero planeaba la duda de si se seguiría con este recurso.

Casimiro López Llorente declaró que, buscando una solución, se pensó en un solar de la parroquia de los Santos Evangelistas que, por su parte, necesitaba ampliar locales. La colaboración entre la administración diocesana y la de Cáritas, junto con el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad, han permitido que se presente esta nueva casa de acogida. Las obras están previstas que comiencen en octubre y que duren unos 20 meses, según previsión del arquitecto diocesano, Ángel Albert.

El bloque dedicado a la casa de acogida consta de cuatro plantas, donde se podrán disponer locales de formación, espacios comunes para los residentes y las habitaciones, tres de ellas adaptadas a personas con movilidad reducida. Sergio Mendoza, delegado diocesano para Cáritas, afirmó que proyectos como este, basados en el acompañamiento, son los que realmente consiguen que las personas que viven en la calle y manifiestan el deseo puedan reinsertarse en la vida social.

 

 

Diócesis de Segorbe-Castellón