Cardenal Turkson visita campamento nómada de Castel Romano

La Iglesia, el Vaticano junto a los nómadas de los barrios marginales de Roma. El Cardenal Peter K.A. Turkson, Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, visitó la tarde de este sábado, 13 de junio, el campamento de Castel Romano, en las afueras del centro de Roma, para testimoniar la cercanía del Papa. Un encuentro con las familias, con las madres, con los pequeños que viven en esta estructura donde muchos se sienten marginados.

Donación de guantes, máscaras, paracetamol

El encierro por la epidemia de coronavirus no se detuvo pero hizo más difícil las actividades que la Iglesia, las organizaciones, los voluntarios están haciendo para la integración de estas personas. En Castel Romano viven unos 600 nómadas, la mitad de los cuales son menores de edad. A ellos el Cardenal les ha llevado – con la contribución de la Farmacia Vaticana, socia de la Comisión Vaticana para el Covid-19 instituida en este Dicasterio – 3000 guantes de vinilo, 6000 mascarillas quirúrgicas, 200 mascarillas de tela lavables, 500 paquetes de paracetamol. Por lo tanto, medicamentos e instrumentos de protección indispensables en esta fase post-epidemia. Y luego, gracias a la Asociación 21 de Julio que desde años viene ayudando a los nómadas, se entregaron 260 paquetes con artículos de primera necesidad, especialmente para niños de entre cero y tres años.

Apoyo a los voluntarios y a los que están cerca de los nómadas

El Cardenal primero se reunió con los voluntarios del Centro de Desarrollo Educativo y Cultural Ex Fienile; y luego con el Obispo del sector, Monseñor Gianpiero Palmieri; Don Giovanni De Robertis, Director de la Fundación Migrantes; Monseñor Pierpaolo Felicolo, Director de la Fundación Migrantes de Roma; la Dra. Maria Rosaria Giampaolo del Hospital Pediátrico Bambino Gesù. Las condiciones de los campamentos nómadas de la capital italiana fueron ilustrados al Cardenal por el Presidente de la Asociación el 21 de julio, Carlo Stasolla, quien puede contar con una patrulla de activistas que trabajan para integrar a los nómadas. Cada semana la asociación entrega más de 250 paquetes con artículos de primera necesidad gracias a las donaciones de personas solidarias.

Nadie debe quedarse atrás

“Como repite a menudo el Papa Francisco, nadie debe quedarse atrás – dijo el Cardenal Turkson – estamos aquí hoy para dar testimonio del apoyo de todos aquellos que viven en situaciones de sufrimiento y vulnerabilidad, y que a menudo son olvidados, especialmente en esta época de emergencia sanitaria, social y económica. Recordemos que el desarrollo integral del hombre está ligado al cuidado de la Creación: si fallamos en uno, también fallaremos en el otro”.

La difícil situación sanitaria en Castel Romano

En el campamento de Castel Romano el agua llega en camiones cisterna, incluso la electricidad tiene un voltaje que no siempre permite realizar todas las actividades. Los niños que van regularmente a la escuela son el 15%. Y aquí, con el estallido de la epidemia, el aprendizaje a distancia ha sido imposible, los ordenadores y la conexión a internet están ausentes. Las casas están destartaladas, las caravanas y los contenedores parecen más bien chozas. El Cardenal entró en estas casas, conoció a dos madres que tienen dos y tres hijos. Muchas de las personas que viven en Castel Romano han huido durante la guerra de Bosnia, pero son refugiados que no tienen estatus oficial. Para ayudarles desde el punto de vista médico, el personal del Hospital Bambino Gesù de Roma, que con la camioneta «No te olvides de mí» ha atendido a unos 700 pequeños que viven en los campamentos nómadas de la Capital italiana.

 

 

Ciudad del Vaticano