Día de la Caridad: Es momento de ayudarnos y sumar esfuerzos

El próximo domingo celebramos la Solemnidad del Corpus Christi y el Día de la Caridad. En circunstancias normales, durante esta semana, Cáritas Diocesana de Palencia rinde cuentas de su actividad y nos invita a todos a estar cercanos a los que peor lo están pasando. En esta ocasión, con motivo de la pandemia, la actividad se ha visto trastocada en todos los sentidos, pero sí tenemos una pequeña Memoria de la actividad de Cáritas Diocesana y de la realidad que ha tenido que atender durante los últimos meses.

En este documento se recoge el “Resumen Memoria Acción 2019” y la “Acción ante la Pandemia Covid 19”.

Descargar Memoria

La persona en el centro de la misión de Cáritas

La Memoria arranca con los datos globales de la acción de Cáritas en nuestra Diócesis en el año 2019 en los distintos programas.

Cáritas tiene por objeto la realización de la acción caritativa y social de la Iglesia en la Diócesis de Palencia. Favorece la promoción humana y el desarrollo integral de todas las PERSONAS, preferentemente de las más empobrecidas, mediante la realización de diferentes acciones.

En Palencia, en el 2019, se han realizado los siguientes programas:

 

PROGRAMASPERSONAS ATENDIDASPERSONAS QUE SE BENEFICIAN DE LA ACCIÓN
Acogida y asistencia6932007
Programa Alfabetización933
Empleo (Economía solidaria)323323
Infancia (Menores)61118
Mayores2727
Personas en situación de sin hogar715715

 

Para ello se ha contado con 280 personas voluntarias, 33 personas contratadas, 245 socios/as, 270 donantes… y la implicación de las personas atendidas

En cuanto a los datos económicos, Cáritas Diocesana de Palencia ha invertido en el 2019, un total de 933.419,01 € en los distintos programas.

 

 

El 40 % de estos recursos viene de fondos públicos, mientras que un 60% procede de fondos privados.

 

 

Acción ante la Pandemia COVID-19

 

La Memoria se completa con información de cómo Cáritas Diocesana ha adaptado su actividad a responder a la situación de pandemia que estamos viviendo en distintos programas:

• Mayores: Residencia “Ntra. Sra. de la Providencia” en Antigüedad.

Se han actualizado los protocolos según las indicaciones y normativa de la Junta de Castilla y León. El funcionamiento se ha mantenido estable por el compromiso del personal de la Residencia a pesar de que han afrontado días difíciles, de mu-cha preocupación y escasa dotación de material de protección en el inicio de esta crisis. Actualmente hay 22 residentes.

Capacidad total: 25 plazas

• Infancia: Centro de Día “El Castillo” (Guardo).

Desde el 16 de marzo se cierra la actividad presencial pero se mantiene el apoyo escolar diario, el seguimiento tanto de los/as menores como de sus familias, así como las coordinaciones con las diferentes entidades.

Las limitaciones en la disponibilidad de dispositivos tecnológicos (ordenador, tablets, internet) de estas familias, solo permite acceder a ellas, telefónicamente. Esto se convierte en un reto diario para que a los/as menores les llegue la tarea escolar y puedan realizarla. Se han adquirido portátiles y tablets para cederlas a los/as menores.

Participan 15 menores.

Se ha solicitado un ERTE por fuerza mayor afectando a dos trabajadoras del Centro (limpieza y cocina) el cual se ha resuelto favorablemente.

 

• Infancia: Programa “San Marco” en el barrio Pan y Guindas (Palencia).

Se suspende el programa y se contacta telefónicamente con los/as menores para conocer su situación. También se mantiene el contacto con las familias y se establece coordinación con los centros educativos. Con el tiempo, los/as menores se encuentran bastante desmotivados y se ha organizado la posibilidad de un apoyo telefónico o por Internet con los/as menores que lo deseen con la colaboración de voluntariado.

Participan 29 menores.

• Personas Sin Hogar: Centro de Acogida “Ntra. Sra. del Otero”.

El 16 de marzo se encuentran alojadas 25 personas sin hogar (casi al límite de su capacidad). Ante la declaración del Estado de Alarma se acuerda no admitir más personas, ofrecer la posibilidad de vivir el confinamiento en el Centro a todos los participantes allí presentes e interrumpir todos los servicios externos como comedor, peluquería, etc. para reducir el riesgo de contagio. Se adaptan las pautas del Centro, se modifican las actividades y se reorganizan todos los espacios comunes. En general, el confinamiento está resultando especialmente duro para las personas alojadas en el mismo. Destaca muy positivamente el compromiso de personas voluntarias para apoyar las acciones diarias del Centro.

• Personas Sin Hogar: Centro de Acogida “Ntra. Sra. del Otero” y Centro de acogida temporal en el Seminario Menor diocesano.

A solicitud del Ayuntamiento de Palencia y con el apoyo económico de éste, se ha habilitado un nuevo espacio de acogida para personas sin hogar con capacidad de 30 plazas, el cual se encuentra abierto desde el 20 de marzo con el compromiso de mantenerlo operativo mientras dure la declaración del Estado de Alarma. Para ello se ha contratado a 7 personas y se ha incorporado un equipo de personas voluntarias para apoyar en diversas tareas: comedor, ropero, limpieza, actividades de ocio, etc. Está siendo determinante el compromiso de agentes de Cáritas y de sacerdotes diocesanos. Como sabemos el Obispado ofreció estas instalaciones al Ayuntamiento en el inicio de esta crisis.

• Programa de Empleo.

Se estaban realizando 3 cursos de formación: “Cocina doméstica”, “Cuidador/a personal” y “Limpieza y planchado doméstico”. Con la declaración del Estado de Alarma quedaron suspendidos pero se han vuelto a retomar con modalidad on line, telefónica y tutorial. En el programa de Orientación laboral se ha seguido realizando seguimiento por teléfono a los/as participantes y tramitando documentación.

• Programa de Voluntariado.

Se ha comunicado al voluntariado las recomendaciones de Cáritas Española. Se ha adaptado la documentación para la incorporación de nuevas personas voluntarias en este periodo y se ha diseñado un programa de formación “ad hoc”.

Se ha gestionado con los Centros de personas sin hogar y con el programa de Infancia la incorporación de nuevas personas voluntarias.

Se mantiene periódicamente comunicación con el voluntariado de los distintos programas.

• Centro de Logística.

Apoya al programa de Acogida, a la Residencia de mayores y a los centros de personas sin hogar. Colabora en campañas realizadas por entidades a favor de Cáritas.

• Ropero.

Este servicio quedó suspendido desde el inicio del Estado de Alarma por NO ser considerado un servicio esencial. No se está permitiendo la recogida de ropa y de enseres por el riesgo de contagio que conlleva. Se espera reiniciar este servicio en breve.

• Acogida y Atención Primaria en las Caritas Parroquiales y en la Sede de Caritas Diocesana.

En el inicio del Estado de Alarma, siguiendo las indicaciones de Cáritas Española y dada la situación de confinamiento total con la interrupción de toda actividad pastoral, se recomienda la suspensión del servicio de acogida en las Cáritas parroquiales pudiendo derivar las atenciones a la sede de Cáritas Diocesana.

En la sede se están atendiendo las demandas tanto de las parroquias como de los CEAS. Las entrevistas se realizan telefónicamente limitándose las situaciones presenciales únicamente al momento de entregar la ayuda demandada en caso necesario.

La relación con los CEAS se realiza mediante correo electrónico y teléfono. Se está derivando tanto al 012 como a CEAS para las ayudas de alimentos. Se reciben derivaciones de CEAS para alimentos, incluyendo elementos de higiene personal así como ayudas para menores (alimentación e higiene) y otros tipos de ayudas (productos frescos, recibos de luz y gas, teléfono, alquileres, farmacia…).


Mensaje de la directora de Cáritas Diocesana

El DÍA DE LA CARIDAD nos encuentra este año en medio de una dolorosa situación pandémica que nunca habíamos imaginado, con sus diversas crisis (sanitaria, social, económica…) y con los sufrimientos y aprendizajes que cada una conlleva.

Hemos redescubierto la importancia de lo elemental de la vida, que el progreso sin poner claramente a las personas en el centro, desenfoca el crecimiento humano y es mucho más inseguro y hostil de lo que creíamos. Hemos vuelto a caer en la cuenta de la inmensa generosidad de tantas personas en sus profesiones o en sus voluntariados. Hemos descubierto, como dice el lema de Cáritas de esta campaña, “el poder de cada persona” y hemos sentido – así lo hemos vivido y queremos vivirlo – que “es momento de ayudarnos y sumar esfuerzos”. Y hacerlo con la esperanza que da la fuerza de la unión, porque “si una persona es capaz de mejorar el mundo ¡imagínate lo que podemos hacer juntos!”

La situación no permite este año el desarrollo habitual de la Campaña de la Semana de la Caridad, pero sí queremos enviar este documento adjunto que contiene un resumen de nuestra memoria del 2019 y una síntesis de la acción que estamos realizando en este tiempo de convivencia con la COVID 19. Como podéis imaginar, son muchas las personas voluntarias y profesionales que se han empleado a fondo y que están dispuestas a seguir haciéndolo.

Gracias a todas ellas, y gracias a todas las personas y entidades que unís vuestras fuerzas con Cáritas porque “cada gesto cuenta”.

Un saludo afectuoso,

Mª Gloria Alonso
Directora de Cáritas Diocesana de Palencia

 


EL PODER DE CADA PERSONA

En la festividad del Corpus Christi, invita a celebrar el Día de Caridad siendo “activista del Reino, pensando en los demás y hacer del bien común una causa propia”

Bajo el lema “El poder de cada persona. Cada gesto cuenta”, la convocatoria de este año tiene un sentido diferente y especial, marcado inevitablemente por los profundos efectos sociales, sanitarios y económicos del coronavirus. Esta pandemia mundial está suponiendo un auténtico reto organizativo para la Confederación Cáritas dentro y fuera de España, que se ha volcado en prestar acompañamiento de emergencia a cientos de personas en grave situación de precariedad.

Gestos de solidaridad que brotan ante tanta fragilidad

La Covid-19 nos ha obligado, como se explica en los materiales editados por Cáritas con motivo del Día de Caridad “a disponer de nuestras vidas de una forma inimaginable hace tan sólo unos meses” y “los hábitos cotidianos, la forma de relacionarnos y la gestión de nuestras emociones nos han desbordado”. Además, “la enfermedad, la muerte de nuestros seres queridos y el aislamiento han dejado paso a la inseguridad económica y laboral, a la falta de recursos básicos, a la pérdida de empleo o a los ERTES”. Como consecuencia de todos ello “emerge una sociedad mucho más frágil y vulnerable con una hoja de ruta más llena de incertidumbres que de certezas”.

A pesar de estas incertidumbres, en medio de esta fragilidad se están viendo “brotar miles de gestos solidarios llenos de caridad, de ese amor gratuito que nace del corazón de forma libre y desinteresada, sin esperar nada a cambio”. La experiencia vital de estos meses “nos ha hecho reaccionar ante el sufrimiento y el dolor compartido, nos ha empujado a rescatar nuestro sentido de identidad y pertenencia y nos ha posicionado en lo comunitario, en priorizar el bien común que nos identifica como seres vivos: la protección y defensa de la vida”.

Una nueva forma de estar en el mundo

Como señala Eva San Martín, coordinadora de la campaña institucional de Cáritas, esta Semana de la Caridad en plena pandemia “debe servirnos para reforzar el reto que como Iglesia y como comunidad cristiana tenemos de acompañar y cuidar la fragilidad, y cultivar la solidaridad emergente ante el coronavirus, para que no se quede sólo en una reacción ante la amenaza compartida, sino en una forma nueva de ser y estar en el mundo”.

La celebración este año del Día de la Caridad adquiere una nueva dimensión, sobre la que Cáritas quiere poner el foco, que viene dada por los grandes retos que se abren ante nosotros y que no podemos abordar solos, ni como individuos ni como organizaciones de forma unilateral. Es necesario dibujar en común nuevos escenarios de vida y de posibilidades para todos, y generar nuevos espacios de encuentro para sanar juntos.

Esta es la clave del lema de este año: el poder que tiene cada persona y de lo que cuenta cada gesto. Y es el objetivo hacia el que se dirige la invitación que Cáritas lanza a crear comunidades inclusivas y espacios de acogida, donde cada uno se puede sentir como en su casa, formadas por personas que realizan gestos sencillos, cotidianos, gratuitos, cargados de amor y de esperanza, capaces de reconstruir la vida.

Ser activistas

La propuesta que se lanza es a hacerse “activista del Reino”. Una forma de activismo entendido como la disponibilidad a “participar activamente en una causa, a pensar en los demás más allá de lo propio, en hacer del bien común una causa propia”.

La Semana de la Caridad es un espacio para la acción, para salir al encuentro y dar testimonio. Y aunque en esta ocasión, no será posible realizar gestos en los que participen muchas personas reunidas, sí podemos hacernos “activistas de la caridad”, es decir, personas “que tomamos partido y nos comprometemos a realizar gestos sencillos que reflejen el amor por la vida y nuestro compromiso con las personas que están viviendo situaciones de fragilidad”.

¿Qué puedes hacer?

Cáritas lanza una serie de gestos sencillos, personales, que ayuden a celebrar en esa clave “activista” esta Semana de la Caridad:

1. Busca en tu interior: haz silencio, respira hondo, ora, medita y conéctate con el mundo, nuestra casa común.

2. Cuida el planeta: eres parte del cambio. Reduce tu consumo, no abuses de los recursos y cuida todo lo que te rodea.

3. Comparte tu viaje, el camino cotidiano de tu vida con los demás. Conversa, sonríe, ayuda, agradece y bendice a las personas que se cruzan en tu vida.

4. Cultiva la compasión. Contempla lo que están viviendo otras personas en otros países y cerca de ti: guerras, hambre, violencia, pobreza, dolor, el deterioro de la tierra… acógelo en tu corazón.

5. ¡Enrédate! Seguro que puedes hacer algo por los demás sin esperar nada a cambio. Y si tienes posibilidad de comprometerte en algún voluntariado, es el momento de dar el paso.

6. Participa, hay mucho por hacer. Hazte activista de la caridad, involúcrate, siembra gestos concretos de esperanza, justicia y fraternidad.

7. Revisa tu estilo de vida. Elige una vida más sobria y sencilla. Entre todos podemos hacer que la vida en común sea más sostenible, solidaria, saludable y espiritual, en armonía con el Creador y todas sus criaturas.

8. Súmate con un gesto a esta corriente de esperanza. Del 8 al 14 junio, cuelga tu foto con este mensaje en el perfil de tu Cáritas en redes sociales y también en tu perfil personal en. Juntos sumamos más.

(Diócesis de Palencia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41893 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).