Bolivia. La ayuda de Cáritas para los detenidos de la prisión de Chonchocoro

Cáritas Bolivia dona alimentos, kits de higiene y medicinas a cárcel en el altiplano boliviano.

Alimentos, kits de higiene y medicinas: es el material donado por Cáritas Bolivia a los 490 detenidos de la cárcel «San Pedro de Chonchocoro», en este tiempo de pandemia de coronavirus. Situada en la altiplanicie andina, a más de 4 mil metros sobre el nivel del mar, la casa de reclusión está rodeada por tierra árida, priva de agua potable excepto la de un solo pozo y envuelta en un clima muy frío. Por eso, dice Marcela Rabaza, secretaria ejecutiva de Cáritas, «ver llegar ayuda humanitaria a un lugar así ha despertado la emoción y la gratitud de los prisioneros. De esta manera, de hecho, ellos han podido recibir «aliento y esperanza, con la conciencia de que no fueron olvidados y que, sin embargo, la distancia y la pandemia de Covid-19 no representaron, un obstáculo para ir a su encuentro».

Chonchocoro, naturalmente, no fue el único centro penitenciario que se benefició de la ayuda de la Cáritas boliviana: a principios de mayo, por ejemplo, la caridad llegó a la prisión de Villamontes, donde viven 74 personas, incluyendo ancianos y discapacitados. El centro recibió alimentos, productos de higiene y limpieza, además de otros artículos para el cuidado y la prevención de Covid-19. Las donaciones fueron posibles gracias a la financiación de Cafod, la agencia católica de desarrollo de ultramar de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales.

 

 

Vatican News