El próximo domingo, el Corpus

Queridos diocesanos: Tengo por costumbre recordar algún aspecto de la Solemnidad del Corpus e invitar a todos a la participación en los actos que se organizan. Me parece que cada año he escrito una glosa al respecto. La del presente tiene una singularidad conocida por muchos de vosotros: la supresión de la procesión del Santísimo que, después de la Misa vespertina en la Catedral Nova, recorría nuestras calles, o en el mismo sentido circundaba la Seu Vella con su impresionante vista sobre toda la ciudad. Se celebraba en años alternos en cada uno de estos lugares desde la década de los setenta del siglo pasado. En ambos sitios la dignidad era máxima y la colaboración de distintas asociaciones ciudadanas muy apreciada y agradecida.
No hacen falta muchas explicaciones para justificar la decisión tomada. Se huye siempre de la aglomeración de personas que asisten a una celebración o que presencian un espectáculo al aire libre. Las autoridades sanitarias de todos los países recomiendan una distancia mínima entre personas reunidas respetando el aforo permitido del local en cuestión. Se busca evitar contagiar o ser contagiado porque hay muchas posibilidades que ello ocurra debido al aliento, a la saliva o al contacto físico de las manos entre personas cercanas. En esto coinciden todos los investigadores y la aplicación de las medidas de seguridad pertinentes son similares en todos los países. Nos encontramos ahora en el período, por fases, del alivio o disminución de las exigencias sanitarias.
En la fiesta del Corpus, de tantas resonancias cultuales y culturales, se ha decidido mantener la celebración de la Eucaristía, con su posterior procesión, en el interior de la catedral y suprimir la procesión por las calles y plazas. Se trata de una recomendación de la Conferencia Episcopal Española que se hará efectiva en todas las diócesis. La misma cuestión se planteó en la reunión de la Tarraconense del pasado mes de mayo aceptando el consejo general con la obligación de cumplir con las normas sanitarias impuestas para todos.
Repito lo mismo que habéis oído en gran cantidad de ocasiones respecto a la Eucaristía y que resume con mucha brevedad el papa san Pablo VI en su encíclica Mysterium fidei: «Porque si la sagrada liturgia ocupa el primer puesto en la vida de la Iglesia, el Misterio Eucarístico es como el corazón y el centro de la sagrada liturgia…». Y así ha actuado el pueblo cristiano a lo largo de los siglos solemnizando una fiesta como la del Corpus, creando un clima adecuado con la preparación y celebración de la primera comunión entre los niños de nuestras familias, resaltando la adoración en todos los momentos del día. La característica esencial de todo cristiano es el amor a Cristo en la Eucaristía y lo que lo distingue es el aprecio y máxima valoración al Sacramento. De ahí viene el alimento y la fortaleza para desarrollar una vida fraterna, una aceptación incondicional del semejante y un servicio absoluto ante quienes tienen necesidad de nuestra ayuda y dedicación. De la Eucaristía nace el amor al hermano. No es una casualidad que se celebre también en este día la fiesta de CÁRITAS.
La síntesis que nos hace el Señor en el evangelio y que aprendimos desde niños es la doble dimensión del amor, a Dios y al prójimo. No se entiende bien uno sin el otro. Los equipos parroquiales y diocesano de Cáritas viven con intensidad y alegría esta jornada y desean animar a que todas las comunidades cristianas hagan visible esta impresionante realidad. Lo han demostrado de sobra en estos meses en su lucha contra la pandemia del coronavirus.
Con mi bendición y afecto.
† Salvador Giménez Valls
Obispo de Lleida.
Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 220 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.