Nigeria: secuestrado y liberado otro líder religioso cristiano

El secuestro del obispo cristiano Joseph Masin, secuestrado el 28 de mayo en su casa en el estado de Nasarawa, en el norte de Nigeria, por un grupo de hombres armados, duró casi 48 horas. El obispo, que es el presidente de la sección local de la Asociación de cristianos de Nigeria (Can), fue puesto en libertad a última hora de la tarde del sábado y pudo regresar a su casa el domingo por la mañana.  El alivio por la noticia fue expresado por la Asociación, que después del secuestro había pedido la intervención inmediata del gobierno y de las fuerzas policiales para su liberación. Se temía que el obispo hubiera terminado en manos del grupo terrorista Boko Haram, que en enero pasado ya había asesinado a otro líder religioso de la asociación, el reverendo Lawan Andim, porque la comunidad cristiana local no tenía dinero para pagar el rescate.

El secuestro de Joseph Masin es sólo el último de una serie contra los exponentes religiosos cristianos de Nigeria, donde los secuestros por extorsión se han multiplicado en los últimos dos años. El pasado mes de enero cuatro seminaristas católicos fueron sacados del Seminario Mayor del Buen Pastor en Kakau, en el estado nigeriano de Kaduna. Entre ellos estaba Michael Nnadi que fue asesinado, mientras que los otros tres fueron liberados.

Todo ello en un clima cada vez más inseguro para los cristianos de Nigeria, víctimas de ataques y asesinatos por parte de los islamistas de Boko Haram y los pastores fulani. Ni siquiera la emergencia del Coronavirus ha detenido la acción del grupo terrorista islámico que, según los informes de los medios de comunicación locales, en los últimos días ha atacado varias aldeas del Estado de Borno destruyendo unas 90 casas y una iglesia.

El último informe anual de la organización Open Doors sobre la persecución de los cristianos en el mundo sitúa a Nigeria en el 12º lugar. Además, en abril fue incluido en la lista de «Países de especial preocupación» (CPC) por la Comisión Especial sobre la Libertad Religiosa en el Mundo (Uscirf) del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Las estadísticas más actualizadas hablan de al menos 6.000 cristianos asesinados desde 2015 en Nigeria. Una situación que también ha llevado recientemente a la COMECE a pedir la intervención de Europa y de toda la comunidad internacional. En enero, el Parlamento Europeo aprobó una resolución en la que condenaba los atentados terroristas perpetrados por grupos yihadistas y la estrategia de «su tierra o su sangre» de los combatientes fulanos y lamentaba la discriminación que sufrían los cristianos en las regiones donde se aplica la ley islámica.

 

 

Ciudad del Vaticano