Restaurado el retablo del Calvario, en la parroquia de San Vicente de Alcántara

En estos días ha finalizado la restauración del retablo del Calvario, en la parroquia de San Vicente de Alcántara, de la diócesis de Mérida-Badajoz, que el 26 de septiembre de 2018 sufrió un derrumbe de la mitad superior, quedando las piezas muy fragmentadas en el suelo y el resto de la estructura con importantes daños.

En febrero se iniciaron las obras de restauración, para ello el retablo fue trasladado a los talleres de la empresa adjudicataria, Gótico. Una vez allí, se procedió a la desinsectación de las piezas que presentaban signos de ataque de insectos xilógrafos. Después, debido a la importante fragmentación de los elementos, se tuvo que reconstruir el “puzzle” del retablo y el carpintero unió las piezas y repuso los fragmentos de molduras perdidos o extremadamente astillados.

Una vez limpia la policromía se realizó el estucado de la preparación hasta dejar la superficie perfectamente lisa. La restauración de dicho retablo se ha llevado a cabo por un importe de casi 30.000 euros y se ha realizado dentro del Convenio firmado por la Diputación de Badajoz y el Arzobispado de Mérida-Badajoz para la conservación del patrimonio cultural religioso.

Retablo del siglo XVIII

Según el delegado episcopal para el Patrimonio, Agustín Velázquez, “este retablo del Calvario ha sido situado en 1775 en el Conventual de San Benito de Alcántara, Cáceres, siendo trasladada en el año 1868, tras la desamortización de Mendizábal, a la parroquia de San Vicente de Alcántara. La autoría del retablo se atribuye a Juan Martín Durán, maestro tallista natural de Gata. Este dato consta en una inscripción situada en la parte posterior de una de las piezas del retablo.

(Archidiócesis de Mérida-Badajoz)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44576 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).