A los sacerdotes en la celebración de Pentesostés

“Queridos sacerdotes, celebrando esta semana la Eucaristía con el Prefacio para después de la Ascensión, me han llamado la atención, día tras día, esas palabras: «Pastor y obispo de nuestras almas, nos invita a la plegaria unánime, a ejemplo de María y los Apóstoles, en la espera de un nuevo Pentecostés». ¡Qué maravilla!

Pensando en nuestro presbiterio y nuestra Archidiócesis, no dejo, no dejemos de insistir ante  el “Pastor y Obispo” de nuestras almas, que está sentado a la derecha del Padre, intercediendo sin cesar por nosotros, como el mediador que nos asegura permanentemente la efusión del Espíritu Santo.

Unámonos a esa intercesión poderosísima de Cristo para obtener del Padre un “nuevo Pentecostés” para nuestra Archidiócesis, para la Iglesia y para el mundo.

A ejemplo de María y los Apóstoles”. María es la obra maestra del Espíritu Santo en la plenitud de los tiempos. En Ella encontró el Padre la morada digna para que su Hijo y el Espíritu Santo pudieran habitar entre los hombres. La oración de María, unida a la de su Hijo y a la de toda la Iglesia (los Apóstoles), nos da plena confianza de ser escuchados por el Padre. El miércoles pasado abrimos el Año Santo de la Virgen de los Dolores en Chandavila, concedido generosamente por la Sede Apostólica. En unión con María y los apóstoles pidamos un nuevo Pentecostés. ¡Cuánto necesitamos al Espíritu Santo para vivir confiados en el Señor y poner en comunión a los hombres con Cristo, con responsabilidad pero sin miedos.

¡Feliz solemnidad de Pentecostés! Con mi bendición”.

 

+ Celso Morga

Arzobispo de Mérida-Badajoz

Mons. Celso Morga Iruzubieta
Acerca de Mons. Celso Morga Iruzubieta 62 Articles
Mons. Celso Morga Iruzubieta nació en Huércanos, La Rioja, el 28 de enero de 1948. Completó sus estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Logroño y fue ordenado sacerdote el 24 de junio de 1972. Posteriormente, cursó la licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad de Navarra, donde obtuvo el Doctorado en 1978.morga_iruzubieta_celso Más tarde desarrolló su labor pastoral en diversas parroquias de La Rioja y fue vicario judicial adjunto del Tribunal Diocesano entre 1974 y 1980. Ese año se trasladó a Córdoba (Argentina) para impartir la docencia de Derecho Canónico en el Seminario Archidiocesano. También ejerció de juez en el Tribunal Eclesiástico y de capellán de un colegio religioso. A su regreso a España en 1984, le nombraron párroco de San Miguel, en Logroño, y en 1987 fue llamado a Roma para trabajar en la Congregación para el Clero, el dicasterio vaticano que se ocupa de los asuntos que se refieren a la vida y ministerio de 400.000 sacerdotes católicos en todo el mundo. Allí ha trabajado de jefe de Sección y, desde noviembre de 2009, de subsecretario, cargo que ha ocupado hasta su nombramiento de secretario y Arzobispo titular de Alba Marítima, siendo ordenado obispo por el Papa Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro el día 5 de febrero de 2011. Además de su responsabilidad en la Curia Romana, Mons. Celso Morga ha desarrollado una intensa labor pastoral en diversas parroquias de la capital italiana, entre ellas la parroquia de los Santos Protomártires Romanos. Es autor de algunos libros de teología espiritual y ha publicado varios trabajos sobre la vida y el ministerio de los sacerdotes, en L’Osservatore Romano y otras revistas. En la Conferencia Episcopal Española es miembro, desde noviembre de 2014, de la Comisión Episcopal del Clero.