Ante el Día de la Acción Acción Católica y del Apostolado Seglar – Hacia un renovado Pentecostés

Queridos diocesanos:

La solemnidad de Pentecostés es la culminación de la Pascua; conmemora la venida del Espíritu Santo; es la “natividad” de la Iglesia. En esta festividad celebramos en la Iglesia en España el Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar, bajo el lema: “Hacia un renovado Pentecostés”. La celebración de este año 2020 es continuidad del gran acontecimiento del Congreso Nacional de Laicos (Madrid, 14-16 de febrero 2020). El Congreso nos invitó a ser Pueblo de Dios en salida, a ser una Iglesia que camina en sínodo, tomando conciencia de ir al encuentro de los demás, dejándonos tocar por la realidad de nuestro tiempo y sintiéndonos parte del mundo.

Celebramos la solemnidad de Pentecostés atravesada este año por la terrible pandemia del coronavirus, Covid-19. Una dura prueba que ha puesto de manifiesto que la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, este año, ha estado en la carne de nuestros hermanos y de nuestros pueblos; no una semana, sino muchas, con unas secuelas de largo recorrido, produciendo una grave crisis sanitaria, social, económica y laboral. Unas semanas que han sido santificadas por la entrega generosa, en muchos casos hasta la muerte, de sanitarios, fuerzas de seguridad, voluntarios. Esta experiencia dura nos golpea y nos interpela para que en todo momento nos duela el sufrimiento, en todas sus formas, como auténtica vivencia de la cruz redentora de Cristo.

El Espíritu Santo, alma de la Iglesia

En el centro de Pentecostés está el Espíritu Santo, el alma de la Iglesia naciente y de la Iglesia de todos los tiempos. El Espíritu Santo está siempre entre nosotros, inspirando nuestra vida, renovando nuestro interior e impulsándonos a ser testigos de Cristo Resucitado en medio de la Iglesia y del mundo.

El Espíritu Santo nos regala sus dones y nos enriquece con sus frutos, para que tomemos conciencia de nuestra vocación bautismal, de la llamada universal a la santidad, de la responsabilidad laical en nuestras comunidades. El Espíritu Santo nos anima a potenciar la caridad política como corazón de la identidad y de la espiritualidad laica; a transmitir, desde el discernimiento, una palabra de esperanza ante los nuevos desafíos sociales, señalados en repetidas ocasiones por el Papa Francisco: la economía del descarte, el grito de la casa común que es nuestra tierra, el reparto desigual de la riqueza, los ojos interrogantes de los niños que sufren la explotación y la guerra, el sinsentido de miles de refugiados y emigrantes. Estos son, entre otros,  el viento y las llamaradas del Espíritu hoy, que nos deben poner en pie, en marcha, para anunciar a Cristo, para sembrar con signos de misericordia los caminos del mundo, para acompañar a los que peregrinan en valles de tinieblas, para formar comunidades cristianas abiertas, corresponsables, dinámicas, participativas, libres, hermanadas entre sí y con el mundo al que aman y al que sirven.

En continuidad con el Congreso de Laicos

La celebración del Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar es continuidad para nosotros del Congreso de Laicos, que ha sido un gran encuentro de comunión, un ejercicio de discernimiento sinodal, de escucha, de diálogo y puesta en práctica, a través de una gran variedad de experiencias y testimonios, de la riqueza y pluralidad de nuestra Iglesia en España.

Ahora se trata de dar continuidad a este sueño, a este anhelo de trabajar como Pueblo de Dios, valorando la vocación laical y lo que aporta a nuestra Iglesia en el momento actual. Se trata de redescubrir la importancia del sacramento del bautismo, como fuente de donde brotan los diversos carismas para la comunión y misión. Llamados y enviados, por eso: discípulos misioneros.

 En el Congreso hemos trabajado cuatro itinerarios (primer anuncio, acompañamiento, procesos formativos y presencia en la vida pública), que son los hitos que hemos de trabajar en los próximos años en la pastoral de nuestra Diócesis comunidades cristianas y, concretamente, desde la Programación pastoral y desde la Delegación de Apostolado Seglar, la Acción Católica y los Movimientos y Asociaciones.

Además, el sueño de un renovado Pentecostés se irá haciendo realidad en la medida en que incorporemos en toda nuestra acción pastoral un estilo de trabajo pastoral marcado por dos ejes transversales: la sinodalidad  y el discernimiento.

El Congreso nos ha abierto un camino y depende de nosotros el recorrerlo: arzobispo, sacerdotes, diáconos, religiosos y laicos. Todos nos necesitamos para ser Iglesia en salida que anuncia el gozo del Evangelio.

Con mi afecto y bendición,

 

+ Vicente Jiménez Zamora

Arzobispo de Zaragoza

 

 

 

Mons. Vicente Jiménez Zamora
Acerca de Mons. Vicente Jiménez Zamora 246 Articles
Mons. D. Vicente Jiménez Zamora nace en Ágreda (Soria) el 28 de enero de 1944. Fue ordenado sacerdote diocesano de Osma-Soria el 29 de junio de 1968. Es licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma y en Filosofía por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino de Roma. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal y episcopal está unido a su diócesis natal, en la que durante años impartió clases de Religión en Institutos Públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería, además fue profesor de Filosofía y de Teología en el Seminario Diocesano. También desempeñó los cargos de delegado diocesano del Clero (1982-1995); Vicario Episcopal de Pastoral (1988-1993); Vicario Episcopal para la aplicación del Sínodo (1998-2004) y Vicario General (2001-2004). Fue, desde 1990 hasta su nombramiento episcopal,abad-presidente del Cabildo de la Concatedral de Soria. El 12 de diciembre de 2003 fue elegido por el colegio de consultores administrador diocesano de Osma-Soria, sede de la que fue nombrado obispo el 21 de mayo de 2004. Ese mismo año, el 17 de julio, recibió la ordenación episcopal. El 27 de julio de 2007 fue nombrado Obispo de Santander y tomó posesión el 9 de septiembre de 2007. Desde el 21 de diciembre de 2014 es Arzobispo de Zaragoza, tras hacerse público el nombramiento el día 12 del mismo mes. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro del Comité Ejecutivo desde el 14 de marzo de 2017. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (2007-2008) y Pastoral Social (2008-2011). Desde 2011 era presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, tras ser reelegido para el cargo el 13 de marzo de 2014. El sábado 29 de marzo de 2014 la Santa Sede hizo público su nombramiento como miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.