Mons. Juan del Río: “La Iglesia digital ha reflejado durante la pandemia la inmensa riqueza de vida que hay en nuestras diócesis”

(Diócesis de Segorbe-Castellón)

Este domingo, coincidiendo con la solemnidad de la Ascensión, se celebra la Jornada de la Comunicación Social. El lema de este año es “La vida se hace historia”, a partir del cual el Papa Francisco, en su mensaje para la ocasión, habla de la importancia de las historia en la vida humana. También los obispos de la Comisión Episcopal para las Comunicaciones Sociales se han manifestado agradeciendo a los periodistas su labor durante la  pandemia. Su presidente, el Obispo castrense D. Juan del Río, afirma en declaraciones exclusivas al Espejo de COPE Castellón y a  la Hoja diocesana que las delegaciones diocesanas de medios han colaborado a “dar el pan de la noticia con gran inventiva y creatividad”.

Mons. Juan del Río asegura que de golpe sacerdotes, incluso mayores, y laicos comprometidos han entrado en el mundo digital manifestando la vitalidad de la Iglesia: “La comunicación en la Iglesia cuenta también con la gracia divina, y su ayuda se ha visto en tantas cosas que se han hecho: rosarios en familia, exposición del Santísimo,  la Misa… Puede ser que los edificios religiosos estuvieran solos, pero la Iglesia estaba más viva que antes, porque esta Iglesia digital estaba reflejando y comunicando la inmensa riqueza de vida sacramental, espiritual y samaritana que hay en nuestras diócesis”.

Las Delegaciones diocesanas de comunicación

El obispo responsable de la Comisión para la Comunicación Social de la Conferencia Episcopal asegura que las delegaciones diocesanas de medios son “un ‘staff’ imprescindible para un obispo y están compuestas de magníficos profesionales”. Sobre el periodismo en general, ha deseado que los comunicadores sean generadores de pensamiento y no solo de opinión y ha descrito las características del buen hacer profesional: “ser realistas, ser hombres de a pié que reflejen lo que vive la calle y hacer brillar el sentido común, en especial momentos de una crisis tan compleja y de tantas consecuencias económicas, sociales y antropológicas para evitar los extremos”.

 

 

Diócesis de Segorbe-Castellón