Cáritas Diocesana de Toledo ha atendido a más de 7.700 familias en dos meses de emergencia coronavirus

Cáritas diocesana de Toledo

Desde el inicio del Estado de Alarma Cáritas Diocesana de Toledo ha reforzado todos sus medios personales y económicos para atender, acompañar y dar respuesta a las demandas de las personas que han llegado a Cáritas en la Archidiócesis de Toledo. Los trabajadores y voluntarios de Cáritas no solo han ofrecido ayuda en alimentación sino que todos los programas de la entidad en la Archidiócesis de Toledo han adaptado sus atenciones para llevar a cabo un mayor y mejor acompañamiento a las familias, a las mujeres, a los menores, a las personas sin hogar, a los migrantes, a los demandantes de empleo y a los residentes de Hogar 2000.

En dos meses de emergencia (hasta mediados de mayo) en Cáritas Diocesana de Toledo se han atendido desde el Área de Animación del Territorio a más de 7.700 familias, habiéndose incrementado en un 72% en la primera quincena de mayo, en relación a finales de abril (se registraban 4.400). Aparte de la entrega de alimentos y productos de primera necesidad, Cáritas Diocesana de Toledo está respondiendo a las demandas de pagos de alquiler de viviendas, pago de suministros y otras peticiones, destinando alrededor de 90.000 euros en estos dos meses.

Gracias a los donativos de particulares, empresas, instituciones, organizaciones, cofradías y a la Campaña #ClerodeToledo “es posible que podamos dar respuesta a tantas peticiones, pero la ayuda no puede quedarse en la emergencia sino que siguen siendo necesarios los donativos”, y haciendo referencia al escrito dominical del arzobispo de Toledo, don Francisco Cerro, del pasado domingo 17 de mayo, “os ruego que no dejéis de compartir vuestros bienes para que desde Cáritas se reparta según la necesidad de cada uno”.

El director de Cáritas, Antonio Espíldora, ha manifestado que detrás de cada cifra hay una historia de sufrimiento de una familia, “un sufrimiento que se ve aumentado por la incertidumbre económica y sanitaria que estamos viviendo, y que refleja que el empobrecimiento en la archidiócesis de Toledo irá en aumento en los próximos meses, algo que se está constatando ya”. Asímismo un alto porcentaje de familias que atiende Cáritas son familias que no son atendidas por los Servicios Sociales de las Administraciones Públicas ni otras entidades “porque les falta alguno de los requisitos que les piden las administraciones y nosotros como Iglesia estamos para acogerles, ya que no podemos dejar a nadie en el camino”.

En este tiempo de pandemia numerosas personas que dejaron de venir a Cáritas han vuelto y otras tantas lo hacen por primera vez, porque, según Antonio Espíldora, “hasta ahora muchas habían encontrado un trabajo, pero en estos momentos, afectados por ERTES, despido y por trabajos inestables, ya empiezan a tener deudas y vienen a su casa que es Cáritas a pedir ayuda”.

Acompañamiento Áreas

Desde las Áreas de Cáritas Diocesana de Toledo se ha intensificado el acompañamiento a todas las personas, con vídeo llamadas, mensajes, correos electrónicos, y con visitas a los domicilios y atenciones presenciales, cuando ha sido necesario, pues lo que se pretende es llevar a cabo “un acompañamiento que refleje que quienes llegan a Cáritas no están solos y que estamos para ayudarles en todo momento”.

En el Programa de Personas sin Hogar mantienen los centros abiertos, en régimen de confinamiento, acogiendo a 47 personas entre Toledo y Talavera de la Reina, ofreciendo más de 100 comidas diarias, entre las personas alojadas en los centros y personas en exclusión social y que no tienen recursos para cubrir las necesidades básicas.

Por su parte, en el Área de Inclusión Social, dentro del programa Cáritas Integra, se han atendido a 190 familias migrantes, 425 beneficiaros directos, 100 ayudas económicas y 45 ayudas de alquiler; y el Área de Empleo y Formación, a través del Servicio de Orientación e Intermediación Laboral, ha realizado 305 atenciones en orientación, se ha contactado con 134 empresas y se han llevado a cabo 37 inserciones; y Hogar 2000, con 27 residentes.  También en estos dos meses se ha abierto un piso de emergencia en el Polígono Residencial de Toledo y en los próximos meses se abrirá otro en el casco histórico.

Además se ha continuado con el Proyecto Santa Marta, programa de apoyo a mujeres en situación de prostitución, llevando a cabo un total de 62 atenciones personales y 3 coordinaciones con los Servicios Sociales Municipales de la provincia. Y también se ha dado apoyo a 5 familias, dentro del Programa de Pastoral Gitana, para ayudar a los vendedores ambulantes que durante este periodo de crisis, no puede ejercer su actividad comercial, siendo esta su única fuente de ingresos.

El Área de Familia ha hecho seguimiento a 250 familias, incrementándose las demandas relacionadas con la vivienda en un 120%.  A finales de abril se impulsó la iniciativa Deberes en Casa, para ayudar a los padres en el acceso a las tareas escolares, y desde Cáritas –previa petición- se les imprime las tareas para que no se paralice su aprendizaje escolar.

Según Antonio Espíldora, “Deberes en Casa” ha tenido una gran acogida entre las familias e incluso se ha extendido a Cáritas Parroquiales. En torno a 75 menores de Toledo, Torrijos y Chozas de Canales (con el apoyo de Protección Civil) se benefician de esta iniciativa”.

En relación a la violencia hacia la mujer desde el Proyecto Rompe tu Silencio se constata que los casos de violencia hacia la mujer y sus hijos se han disparado de forma preocupante, aumentando la demanda al proyecto en un 80%. En el último mes han entrado en el proyecto 9 mujeres y 11 menores, cifra muy por encima de la media a las que había antes de la emergencia coronavirus.

En lo que se refiere a Inserta Toledo, la empresa de inserción social de Cáritas, se ha retomado su actividad y los contenedores vuelven a estar operativos, recogiéndose la ropa usada de los mismos, siempre cumpliendo estrictamente todas medidas de protección sanitaria que impone el Estado.

#EmegenciaCoronavirus

Cáritas Diocesana de Toledo mantiene activa la Campaña #EmergenciaCoronavirus para realizar donativos a través de la página web www.caritastoledo.com o de las distintas cuentas bancarias que la institución tiene habilitadas. Además agradece una vez más el compromiso de Caixabank por ampliar hasta el 31 de mayo la Campaña de Crowdfunding para ayudar a las familias en la emergencia coronavirus.

 

 

Cáritas diocesana de Toledo