Jornada de Medios de Comunicación

Queridos diocesanos:

Este domingo la Iglesia católica celebra la solemnidad de la Ascensión del Señor. Jesús se despide de los Apóstoles y les dice que deben anunciar al mundo lo que han oído y visto cuando le han acompañado en su vida terrena. Comunicar a todos las palabras y los hechos de Jesucristo es más que un consejo para los cristianos. Es una obligación que se nos impone para completar en nuestra vida aquello que hemos creído, celebrado y vivido. Nos ha resultado tan importante para el sentido y la felicidad de nuestra existencia que nos urge decirlo a los demás.

Las últimas palabras de Jesús son el motivo para designar en esta fecha la Jornada de los Medios de Comunicación Social. La Iglesia siempre ha reconocido, ha valorado y ha agradecido el trabajo de los comunicadores y de las empresas periodísticas al servicio de la sociedad pero ha reservado un día para que todos los cristianos le presten la debida importancia.

Cada año, desde mediados de los sesenta, el Papa propone un lema y escribe un mensaje para la ocasión. El de hoy lo extrae de unas palabras del libro del Éxodo: “Para que puedas contar y grabar en la memoria. La vida se hace historia”. 

Encontraréis el mensaje con facilidad. Os ofrezco un breve resumen glosando los títulos de los cinco apartados de los que consta su contenido. 1.- Tejer historias, porque el ser humano siempre está en realización y, como narrador, cuenta siempre lo que hace y cómo. 2.- No todas las historias son buenas, porque las hay destructivas, provocadoras, con discursos triviales y falsamente persuasivos; necesitamos sabiduría para recibir y crear relatos bellos, verdaderos, buenos y valor para rechazar los falsos y malvados. 3.- La Historia de las historias, la Biblia, que es un magnífico y completo elenco de narraciones protagonizadas, en el Antiguo Testamento, por el pueblo de Israel, guiado por Dios, en espera del Mesías, y en el Nuevo Testamento es el mismo Jesús, centro de nuestra historia, quien utiliza también narraciones para enseñar a sus oyentes y seguidores. 4.- Una historia que se renueva porque no es un producto del pasado que se conserva y esconde, sino que es actual y vivo. 5.- Una historia que nos renueva, nos convierte y nos empuja a contar al Señor, que significa entrar en su mirada de amor compasivo hacia nosotros y hacia los demás.

Es un mensaje muy positivo y lleno de esperanza para estos momentos. Por la fecha de su publicación (24 de enero) el Papa era desconocedor de la gran tragedia, con miles de fallecidos y contagiados que nuestro mundo ha padecido. Es importante que el relato que se construya sobre este hecho esté lleno de veracidad, averigüe escrupulosamente las causas y profundice en las consecuencias sanitarias, económicas y sociales que con seguridad serán evidentes y desastrosas. Convendrá tener en cuenta la fragilidad del ser humano, la prepotencia del actuar con ausencia total del consuelo de Dios y la búsqueda insistente de la cercanía, de la solidaridad y del amor como respuesta cristiana a la catástrofe padecida. Así se ve con claridad en muchos pasajes del Evangelio.

Los obispos de la Comisión de Medios, entre los que me encuentro, hicimos público un mensaje el día de Pascua agradeciendo, ya metidos todos en el fragor de esta calamidad, el trabajo de tantos profesionales de la información que se esfuerzan, ahora y siempre, por buscar y defender la libertad en todos los ámbitos, la veracidad de los relatos y la pretensión de ofrecer un buen servicio a la sociedad que es, en definitiva, la depositaria del derecho a estar informada.

 

Con mi bendición y afecto.

 

+Salvador Giménez,

Obispo de Lleida.

 

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 199 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.