Fátima. El Papa: unidos a la Virgen, invocamos la paz y el fin de la pandemia

Canonización de Jacinta y Francisco Marto

En el día en que la Iglesia conmemora la primera aparición de la Virgen María a los pastorcillos de Fátima, que tuvo lugar el 13 de mayo de 1917, el Papa Francisco nos exhorta a perseverar «en el amor a Dios y al prójimo». Lo hizo en los saludos al final de la audiencia general, desde la Biblioteca del Palacio Apostólico.

En el aniversario de la primera aparición a los pequeños videntes de Fátima, los invito a invocar a la Virgen María para que cada uno persevere en el amor a Dios y al prójimo.

La vía de la conversión

Hace tres años en la parroquia del Santuario Mariano de la ciudad portuguesa, el mismo Pontífice recordó la aparición de la Madre del Cielo en la Cova de Iría, exactamente un siglo antes, en la misa con el rito de la canonización de Francisco y Jacinta Marto, los dos pastorcitos que, con su prima Lúcia dos Santos, asistieron a las apariciones de la «Señora tan bella». Hoy, también en sus saludos en portugués, Francisco recuerda el ejemplo de la Virgen María, invitándonos a vivir este mes de mayo con una oración diaria «más intensa y fiel», en particular recitando el Rosario, «como recomienda la Iglesia obedeciendo a un deseo repetidamente expresado en Fátima por la Virgen»: bajo su protección -asegura el Papa- «los dolores y las aflicciones de la vida serán más llevaderos», siguiendo las enseñanzas de Cristo.

Todos unidos a la Virgen: que nos acompañe en este camino de conversión diaria a Jesús.

San Juan Pablo II y Nuestra Señora de Fátima

En su saludo a los fieles polacos, Francisco les invitó a volver con el pensamiento a las apariciones de Nuestra Señora de Fátima y «a su mensaje transmitido al mundo, así como al atentado contra San Juan Pablo II, que en la salvación de su vida vio la intervención maternal de la Virgen Santa».

En nuestra oración pedimos a Dios, por intercesión del Inmaculado Corazón de María, la paz para el mundo, el fin de la pandemia, el espíritu de penitencia y nuestra conversión.

En una época de pandemia, como la que estamos viviendo por la emergencia del coronavirus, el Papa Francisco abraza a los fieles de todo el mundo por radio y televisión y por streaming. De la misma manera, sin la presencia física de los creyentes, se están llevando a cabo las celebraciones en Portugal en este momento, de acuerdo con las medidas de seguridad para evitar la propagación de Covid-19. Consagrado el país al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, se decidió suspender la tradicional peregrinación internacional. Anoche el rezo del Rosario fue transmitido en directo por streaming, hoy la Misa Internacional presidida en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario por el Obispo de Leiria-Fátima, el Cardenal António Augusto dos Santos Marto, que fue saludado por el Pontífice durante la audiencia general.

El mensaje del Rector del Santuario Mariano

En este 13 de mayo, el Santuario de Fátima todavía tiene «la dimensión del mundo», informa el Rector, Padre Carlos Cabecinhas, en un mensaje de audio, invitando a estar «unidos con el corazón». 1917 fue también una época de pandemia debido a la propagación de la llamada gripe española. En Fátima, recuerda el Rector, María vino «a traer un mensaje de esperanza en un tiempo igualmente marcado por tantas tribulaciones». «No te desanimes, nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá a Dios», le dijo la Virgen a Lucía. La esperanza es el mensaje de Fátima para todos los hombres y mujeres del mundo. Y en este año 2020, una oración especial nos dona el coraje de continuar nuestras vidas hacia el día en que estaremos físicamente juntos de nuevo en la Cova de Iría, subraya el Rector del Santuario de Fátima: «Que esta esperanza de días diferentes nos anime y nos guíe hasta el día en que, ciertamente, podamos volver a estar todos juntos en la Cova de Iría para celebrar nuestra fe».

 

 

Ciudad del Vaticano