El Papa felicita a los jóvenes que quieren plantar árboles en el Sahel

África. Burkina Faso.

«Yo, Juan Pablo II, Obispo de Roma y Sucesor de Pedro, levanto mi voz en súplica porque no puedo permanecer en silencio cuando mis hermanos y hermanas están amenazados. Me hago aquí la voz de los que no tienen voz, la voz de los inocentes, que murieron porque les faltaba agua y pan (…). ¡Les hablo a todos! No esperemos a que vuelva la sequía, que es terrible y devastadora. ¡No esperemos a que la arena traiga la muerte de nuevo! ¡No permitamos que el futuro de estos pueblos permanezca para siempre amenazado!» Este fue el conmovedor llamamiento hecho por San Juan Pablo II hace cuarenta años durante su primera visita pastoral al continente africano.

El 10 de mayo de 1980, «San Juan Pablo II hizo oír el grito de la gente del Sahel duramente golpeada por la sequía», recordó el Papa Francisco al final de la oración de Regina Caeli de este domingo.

Desde Uagadugú, entonces en el Alto Volta, el Papa polaco pidió a los cristianos, a los hombres de buena voluntad, a las naciones y a las organizaciones internacionales que acudieran en ayuda de los afligidos por el flagelo de la desertificación y que se ocuparan de la Creación: «las necesidades son inmensas si se quiere detener el avance del desierto e incluso retroceder gradualmente, si se quiere que cada hombre, mujer y niño del Sahel tenga agua y alimentos suficientes, si se quiere que tenga un futuro cada vez más digno de un ser humano».

Llamado del Papa Francisco

Este domingo, el Papa Francisco toma el relevo, el que nunca deja de llamar a la salvación de nuestro hogar común. Acogió una iniciativa inspirada en su encíclica Laudato Si‘ sobre la ecología integral. Los jóvenes de «Laudato Si’ Allberi» planean plantar al menos un millón de árboles en la región del Sahel. Participarán en «la Gran Muralla Verde de África», explica François, que espera que muchas personas puedan seguir «el ejemplo de solidaridad de estos jóvenes».

La gran muralla verde

El proyecto de la «Gran Muralla Verde» nació en 2005 para detener la desertificación del Sahara y el Sahel. Hoy en día, 22 países participan en este proyecto, además de las organizaciones internacionales y, por supuesto, las comunidades locales.

El objetivo es detener la degradación de la tierra y luchar contra la pobreza, y la esperanza es que para 2030, la Gran Muralla Verde dé sus frutos: que se regeneren 100 millones de hectáreas de tierra para permitir que las poblaciones locales vivan con dignidad.

 

 

Ciudad del Vaticano