Diario del Arzobispo (XV)

Queridos sacerdotes, diáconos, consagrados, agentes de pastoral, voluntarios y fieles cristianos:

1.- MES DE MAYO DEDICADO A LA VIRGEN MARÍA.

Estamos ya en los primeros días del mes de mayo, mes que se caracteriza por el amor y devoción a la Virgen María. EL CAMINO DE MARÍA, CAMINO DEL CRISTIANO. El año 1987-1988, el Papa San Juan Pablo II propuso a los católicos un año mariano. Lo único que pretendió con esto fue hacer conocer por todas partes el papel de María en la Iglesia y en la Humanidad, tal como nos lo enseñó el Concilio Vaticano II. En el Concilio hubo dos tendencias: unos que querían hacer un decreto especial para María y otros que se la incluyera en el decreto sobre la Iglesia, prevaleció esta y el capítulo VIII está dedicado a María. María está con nosotros y recorre nuestro camino, acompañándonos con Jesucristo tanto personalmente como en su familia que es la Iglesia. “Mas al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la ley, para que recibiésemos la adopción…” (Gál 4, 4-6).

María es la Madre del Redentor. Difícilmente podemos conocer a Jesucristo si no conocemos a María. María es Madre de la Iglesia, porque la Iglesia es Cuerpo Místico de Jesucristo. María es el Camino de la Iglesia: el Magnificat de María debe ser el magnificat de la Iglesia a través de su peregrinación (LG 8). Cada uno de nosotros ha de acompañar a María en su Camino de fe. En ella encontraremos todas las virtudes que favorecerán el aprendizaje en nuestra vida.

“Mientras la Iglesia ha alcanzado en la Santísima Virgen la perfección en virtud de la cual no tiene mancha ni arruga (cf. Ef 5,27), los fieles luchan todavía por crecer en santidad, venciendo enteramente al pecado, y por eso levantan sus ojos a María, que resplandece como modelo de virtudes para toda la comunidad de los elegidos… Por eso también la Iglesia, en su labor apostólica, se fija con razón en aquella que engendró a Cristo, concebido del Espíritu Santo y nacido de la Virgen, para que también nazca y crezca por medio de la Iglesia en las almas de los fieles. La Virgen fue en su vida ejemplo de aquel amor maternal con que es necesario que estén animados todos aquellos que, en la misión apostólica de la Iglesia, cooperan a la regeneración de los hombres” (Concilio Vaticano II, LG nº 65). “Sin María el evangelio se desencarna, se desfigura y se transforma en ideología y en racionalismo espiritualista” (Asamblea de Obispos reunidos en Puebla, México, 1979, Declaración final nº 301).

ESTOS TEXTOS NOS PUEDEN AYUDAR PARA MEDITAR Y UNIRNOS AL CAMINO DE MARÍA
* La Anunciación {Plan de Dios sobre María} (Lc 1,26-38). * La Visitación {Servicio de María} (Lc 1,39-46). * El Magnificat {Testimonio de María, primera catequesis} (Lc 1,47–56). * Nacimiento de Cristo {Pobreza de María} (Lc 2,1-20). * Huida a Egipto {Persecución a María} (Mt 2,13-18). * Presentación de Cristo en el Templo {1ª noche oscura de María} (Lc 2,22-38).* Pérdida de Cristo en el Templo {2ª noche oscura de María} (Lc 2,41-48). * Comienzo de la vida pública {Intercesión de María} (Jn 2,1-11). * María al pie de la Cruz {Oblación de amor de María} (Jn 19,26-27). * María entre los apóstoles {Madre de la Iglesia} (Act 1,14). * María vestida de sol (Ap 12,1-17).

Invitemos a rezar el Rosario personalmente o en familia o en la comunidad pertinente. El papa Francisco así nos invita y nos lo recuerda.

2.- LA FIESTA DE SAN JUAN DE ÁVILA
En estos momentos que vivimos y que tanto nos están cambiando nuestros programas, como podemos deducir, no podremos celebrar la Fiesta de San Juan de Ávila como patrono del Clero y en homenaje a los sacerdotes de bodas de plata, oro y diamante. De ahí que se pospone para que en tiempo más apacible podamos recordar agradecidos a los sacerdotes que han fallecido y hagamos el homenaje pertinente a los que cumplen sus bodas sacerdotales. Con tiempo se anunciará la fecha. Se celebrará en la S. I .Catedral de Pamplona.

3.- FUNERAL POR LOS FALLECIDOS A CAUSA DEL CORONAVIRUS

Si todo va bien en las distintas fases que ha propuesto el Gobierno para ir normalizando la vida social, se tiene previsto celebrar un Funeral por las víctimas del Covid19, el día 31 de mayo 2020. Sería en la S. I. Catedral de Pamplona. Así lo hemos acordado los obispos de Navarra y País Vasco. Pronto saldrá a la luz una carta pastoral que hemos escrito con motivo de estos momentos de dolor a causa de la pandemia del Covid19.

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 363 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).