A los sacerdotes con motivo de la festividad de San Juan de Ávila

Queridos hermanos y amigos sacerdotes.

 

Por primera vez, seguramente en muchos años, no podemos reunirnos para celebrar nuestro querido patrón SAN JUAN DE ÁVILA. ¡Cuánto lo siento! Era un día muy hermoso, con tantos gestos y momentos de fraternidad sacerdotal. Siempre había algún sacerdote que celebraba sus bodas de plata, oro o platino. Curiosamente este año no había ninguno con estas efemérides. Para mí era uno de los días más hermosos, que recuerdo con mayor cariño y sentimiento. FELICIDADES, queridos hermanos sacerdotes.

Está mañana he celebrado la eucaristía con las hermanas de Santa Ana que me acompañan. Me he acordado de todos vosotros. Sí, a pesar de la distancia y el silencio os llevo conmigo, en mi corazón, en mi oración, en mi compañía, y más en estos momentos de aislamiento. Y junto con mi recuerdo quiero deciros, una vez más, que estoy y soy feliz con vosotros; me siento querido y yo os quiero con todo mi corazón. Sí, seguramente no responderé siempre a vuestros deseos, trabajos y proyectos, pero intento ser un buen pastor. Mis lagunas cubrirlas, os ruego, con vuestra misericordia.

Habíamos pensado celebrar San Juan de Ávila, el lunes 11, ya teníamos “fichado” a un querido hermano de nuestra diócesis, a Mons. D. Antonio A. Algora. Si decidiéramos celebrarlo en otro día seguiremos pensando en él. D. Antonio había mostrado su disponibilidad para acompañarnos con este motivo.

Queridos hermanos: el Señor que nos llamó al sacerdocio siga por intercesión de San Juan de Ávila acompañándonos en el servicio pastoral a favor de nuestros queridos pueblos y vecinos. Que Él sea modelo y guía en nuestra vida sacerdotal.

Caminemos juntos hermanos; unidos venceremos las dificultades que la vida y situación actual nos impiden compartir, momentos de mayor fraternidad y comunión. Mientras tanto, recemos unos por otros.

Damos gracias a Nuestra Madre la Virgen bajo la advocación mariana de nuestros queridos pueblos que nos ha protegido hasta el momento, siga acompañándonos y nos libre de la pandemia que está asolando y entristeciendo el mundo.

 

Un abrazo y mi bendición para todos con San Juan de Ávila.

 

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

 

Tarazona, 10 de mayo de 2020, fiesta de San de Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia y Patrón del Clero secular español.

 

 

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 227 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.