El Albergue Cano Mata y el Centro de Día, de Cáritas, reorganizados para facilitar el confinamiento de las personas sin hogar

(Archidiócesis de Oviedo)

La crisis sanitaria actual ha exigido toda una reorganización de Cáritas en Asturias para poder cumplir con las medidas decretadas por el estado de alarma. En programa de Personas sin Hogar, se han establecido unos servicios mínimos en cinco centros, entre los que se encuentran el Albergue Cano Mata y el Centro de Día, ambos ubicados en Oviedo. En ellos, ya el jueves 12 de marzo, previo a la declaración del estado de alarma, se establecieron una serie de medidas sanitarias, higiénicas y de distanciamiento social, quedando desde esta fecha las personas acogidas en el albergue, en situación de confinamiento.

Actualmente, 40 personas se encuentran allí desde el inicio del estado de alarma. Ninguno de ellos presenta síntomas, aunque se está a la espera de la realización de pruebas PCR y todas, tal y como aclara Cáritas Asturias, «guardan las medidas de prevención, entre ellas el uso de mascarillas, guantes, turnos para comer, distancia de seguridad, limpieza y desinfección de las instalaciones, etc.». En este sentido, Cáritas tomó la decisión de ampliar el tiempo de estancia para garantizar todas sus necesidades esenciales y por otro lado, reducir la movilidad de personas en situaciones sin hogar. Así, debido al confinamiento, las personas que se encuentran en el Albergue Cano Mata no pueden salir del centro salvo circunstancias excepcionales, principalmente de salud. Tampoco se están admitiendo incorporaciones nuevas, salvo alguna excepción, personas derivadas con prueba de PCR negativa, de forma que se pueda garantizar la salud de las personas acogidas.

Al mismo tiempo, el Centro de Día, que habitualmente se encuentra dentro del Albergue, y que ofrece servicios de higiene y lavado de ropa, debido al estado de alarma y dado que la entrada y salida del centro implicaba el tránsito dentro del Albergue, fue interrumpido el 20 de marzo. El pasado 20 de abril Cáritas habilitó otra localización para este cometido en Oviedo, y ha reabierto sus puertas para atender a las personas que viven en infravivienda o en habitaciones donde no tienen cubiertas estas necesidades de higiene y lavado de ropa. Se trata de un servicio que atiende de 9,30 h a 12,30 h, y que además posibilita la valoración de las distintas necesidades que las personas en esta situación puedan demandar.

Desde Cáritas Asturias se recuerda que «el origen sanitario de la crisis no debe cegarnos ante unas consecuencias sociales que sufrirán con mayor rigor las personas en situación de exclusión social grave, como lo son aquellas que carecen de una vivienda digna y de un hogar. Las personas que sufren realidades de hacinamiento o infravivienda se ven, en estos días, abocados a situaciones de alto riesgo (emocional, relacional, de salubridad, etc.)». Con este motivo, desde Cáritas Asturias se subraya que son «necesarias» las «medidas extraordinarias que se están haciendo efectivas para las personas en situación de sin hogar», y que será relevante «que se tenga en especial consideración, en la aplicación del estado de alarma en lo relacionado con la prohibición de estar en la vía pública, la situación de aquellas personas que carecen de otro lugar en el que vivir, o que necesitan desplazarse para acudir a servicios básicos».

El programa de personas sin hogar de Cáritas Asturias atendió en el último año a 1.344 personas. Cuenta con 6 proyectos y centros: el Albergue Cano Mata, el Centro de Día, el Centro de Encuentro y Acogida para personas toxicómanas (Oviedo), la Comunidad Terapéutica «La Santina» para personas alcohólicas (Gijón) y la Casa de Acogida «Luz Rodríguez Casanova», en Avilés, así como la Red de Hogares, en Oviedo, Gijón, Avilés y Blimea.

 

 

Archidiócesis de Oviedo