Polonia. Más de 3000 religiosas asisten a los necesitados del país

Polonia (ANSA)

Muchas de ellas – informa la hermana Jolanta Olech, de la Congregación de las Hermanas Ursulinas, secretaria general de la Conferencia de Superiores Mayores de las Congregaciones Religiosas Femeninas de Polonia – se ocupan de los ancianos, los que viven solos y los sin techo. Ayudan a hacer las compras», dijo la religiosa,  «preparan provisiones y comidas calientes, ayudan a las familias en la cuarentena y proporcionan asistencia por teléfono». Brindan ayuda espiritual en situaciones de crisis familiar; ayuda psicológica profesional por teléfono; realizan entrevistas terapéuticas; se ocupan de proyectos educativos para niños, jóvenes y familias y recaudan fondos.

Su apoyo no se limita a la caridad y la ayuda psicológica, sino que comprende, sobre todo oraciones por el fin de la pandemia, por el personal médico y por los enfermos. Las hermanas rezan el Rosario todos los días a las 20:30, en comunión con toda la Iglesia polaca, ayunando, haciendo sacrificios y organizando la adoración del Santísimo Sacramento.

 

 

Ciudad del Vaticano